Mauricio Reina
Columnista

Pronóstico electoral 2022

Los cálculos indican que si este año la economía cae 5 por ciento, tardaría dos años y medio para regresar al nivel de ingreso de 2019.

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
junio 18 de 2020
2020-06-18 09:21 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

Cada día que pasa, crece la probabilidad de que el próximo presidente de Colombia sea un populista. Con el desempleo creciente, la pobreza en aumento y el consecuente deterioro en la distribución del ingreso, las condiciones estarán dadas para que cualquier demagogo prometa lo imposible, y para que los ciudadanos desesperados le crean.

Alguno dirá que una cosa es la situación económica actual, y otra la que viviremos dentro de dos años cuando lleguen las elecciones.

Sugiero que aterricemos. Ayer Kenneth Rogoff, ex economista jefe del FMI, nos decía en estas páginas que la economía mundial puede tardar 5 años en recuperar el nivel de actividad previo a la crisis.

En el caso de Colombia, los cálculos indican que si este año la economía cae 5 por ciento, tardaría dos años y medio para regresar al nivel de ingreso de 2019, mientras que si cae 10 por ciento, ese retorno tomaría más de cuatro años.

No sobra señalar que la mayoría de las proyecciones se acercan cada vez más al segundo escenario que al primero.

Claro que lo que suceda mañana dependerá de lo que hagamos hoy. Si el gobierno logra implementar unas políticas de recuperación razonables, se reduce la probabilidad de que el país caiga en manos del populismo.

Por eso es tan importante la suspensión de la Regla Fiscal que se ha anunciado para 2020 y 2021, lo que le da al gobierno un mayor espacio para expandir el gasto como instrumento de reactivación.

De hecho, las estimaciones del déficit fiscal han ido aumentando en los últimos días: mientras hace unas semanas se ventilaban cifras del orden del 6 por ciento del PIB en este año, ya los cálculos de los analistas apuntan a un déficit de más de 7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) tanto en 2020 como en 2021.

Así que viene un año y medio de acelerar a fondo, lo que contribuirá a la recuperación de la economía. Sin embargo, hay que tener en cuenta dos alertas en este proceso de euforia fiscal en el que estamos entrando. La primera tiene que ver con las calificadoras de riesgo y cómo reaccionen a la suspensión de la Regla Fiscal.

Aunque es posible que estas agencias hayan recalibrado un poco sus estándares, ante la súbita ola de endeudamiento en que está entrando la economía mundial, este es un frente que no se puede descuidar.

Pero la segunda alerta es aún más seria. Hablo de lo que puede suceder en 2022, cuando vuelvan a regir los parámetros de la Regla Fiscal y el gobierno tenga que hacer un ajuste brutal tras la laxitud de este año y el entrante, mediante una reducción del gasto público y una inminente reforma tributaria (el Comité de la Regla Fiscal ha pedido explícitamente “un esfuerzo mayor de la sociedad en términos de generación de ingresos tributarios”).

¿De modo que en pleno año electoral Colombia va a tener un brutal apretón fiscal, con sus consecuentes efectos recesivos? Lo dicho: crece la probabilidad de que el próximo presidente de Colombia sea un populista aterrador.

Mauricio Reina
Investigador asociado de Fedesarrollo.
mauricioreina2002@yahoo.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes