Mauricio Reina

La recesión en E.U., ¿pura bulla?

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
mayo 08 de 2008
2008-05-08 11:38 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

El fantasma del pastorcito mentiroso ha empezado a rondar a los economistas. Desde fines del año pasado se viene anunciando la llegada del lobo de una recesión en Estados Unidos y su impacto negativo sobre la economía colombiana, pero ya estamos en el quinto mes de 2008 y el lobo nada que aparece. El crecimiento estadounidense sigue siendo positivo y la moderación del dinamismo económico apenas se siente por estos lares.

Abre uno el periódico y encuentra este titular: 'Las compañías colombianas vendieron más en el primer trimestre'. ¿Acaso las advertencias sobre la recesión estadounidense eran pura bulla? ¿Se han conjurado los riesgos de la turbulencia internacional para la economía colombiana? La respuesta a ambas preguntas es negativa. Estados Unidos aún no ha superado sus problemas y los riesgos para Colombia no han desaparecido.

Quien vea los resultados recientes de la economía estadounidense puede decir con sorna que ojalá todas las recesiones fueran así: en el primer trimestre de este año, así como en el último de 2007, se registró un crecimiento anual de 0,6 por ciento. Pero hay dos cosas que anotar al respecto. La primera es que una parte importante de la producción del primer trimestre fue a parar a los inventarios de las empresas, porque no hubo quién la comprara.

Eso demuestra la fragilidad de la capacidad de gasto de los hogares y las empresas.

La segunda anotación es más delicada: la crisis económica estadounidense está en plena evolución. Mientras ustedes leen estas líneas, está pasando lo siguiente: los precios de la finca raíz siguen cayendo, dejando así contra la pared a millones de personas que se endeudaron para comprar sus casas, lo que aumenta la moratoria en el pago de sus créditos hipotecarios y deteriora los balances de los bancos, que a su vez dejan de inyectar plata a la economía... Mientras tanto, las empresas enfrentan una reducción de la demanda (porque las familias están descapitalizándose y el crédito está escaso) y por ello, han despedido más de 200 mil personas en lo corrido del año, lo que acentúa aún más el deterioro de la demanda.

¿De qué tamaño es el problema? Mientras no dejen de bajar los precios de la vivienda no se sabrá, pero por el momento se estima que más de diez millones de familias estadounidenses enfrentan una deuda hipotecaria mayor que lo que valen hoy sus casas, lo que constituye un evidente incentivo para no pagar... Bajo esas circunstancias, quien cante victoria a estas alturas está un poco desinformado.

¿Y el impacto sobre la economía colombiana? Por el momento ha sido mínimo, porque no ha habido dificultades en los dos frentes que podrían haber registrado el golpe: el comercial y el financiero.

El alto precio internacional de los productos básicos ha compensado de sobra el deterioro de las ventas a E.U., a tal punto que en febrero pasado el valor de nuestras exportaciones creció casi 50 por ciento anual... Entre tanto, la inversión extranjera que llega al país sigue disparada y el costo de endeudarse en el exterior no ha aumentado sustancialmente. Ambas circunstancias demuestran que la economía mundial no le ha comido cuento a la recesión estadounidense, en gran medida, porque al otro lado del mundo hay dos motores que no se detienen: China e India.

¿Y eso significa que la economía mundial va a permanecer tan tranquila como hasta ahora? Todo depende de cómo siga avanzando el proceso perverso que se está dando en E.U., mientras usted lee estas líneas...

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado