close
close
Mauricio Reina

Se busca candidato

Se busca un candidato que tenga la claridad conceptual y la audacia política para enfrentar estos problemas como corresponde. Y quedan pocas semanas.

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
febrero 10 de 2022
2022-02-10 09:13 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

La superficialidad de las propuestas de la mayoría de los precandidatos presidenciales está alcanzando niveles inverosímiles. Aunque parte de la responsabilidad ha corrido por cuenta de la organización de algunos debates, que más parecen Laura en América que eventos serios, lo cierto es que la mayoría de los candidatos no se arriesgan a salir de los lugares comunes que suenan a todo y a nada.

Esta situación es especialmente preocupante en el campo económico. La pandemia nos ha dejado una economía bastante descuadernada, que exigirá lucidez y audacia por parte de quien sea elegido como próximo presidente para volver a encontrar el rumbo.
Hay tres dimensiones que son especialmente preocupantes.

La primera es la de las finanzas públicas. En este 2022 Colombia completará 3 años consecutivos con un déficit fiscal superior al 7 por ciento del PIB, con el consecuente efecto en la deuda pública. Ya dos de las tres calificadoras de riesgo nos han quitado el Grado de Inversión, pero las cosas se pueden poner peores cuando empiece a escasear la financiación internacional por cuenta de la lucha global contra la inflación.

En medio de semejantes apremios, hay precandidatos tan descarados que dicen que no se necesita una nueva reforma tributaria, y los que admiten esa necesidad no se atreven a mencionar medidas exigentes que puedan sacar la gente a las calles. Paralelamente, el frente externo de la economía colombiana se ha ido deteriorando y hoy el déficit en Cuenta Corriente es el mayor desde que la destorcida petrolera de 2014.

Por ahora el impacto sobre el mercado cambiario no se ha sentido mucho, en la medida en que aún hay abundante liquidez internacional para financiar ese faltante. Sin embargo, cuando empiece la reversión de las políticas monetarias de los países desarrollados para frenar las alzas en precios, los capitales externos serán más escasos y el ajuste recaerá mucho más sobre la tasa de cambio a través de mayores presiones devaluacionistas.

La tercera dimensión que exige extremo cuidado es la de la inflación. Con un incremento anual de casi 7 por ciento en enero, principalmente jalonado por los alimentos, los altos precios se han convertido en el peor enemigo del bolsillo de los colombianos, especialmente de los de menores ingresos.

Alguno dirá que esa es una responsabilidad del Banco de la República. Si bien eso es cierto, las decisiones de política monetaria deben estar coordinadas con el resto de la política económica y en ese frente las noticias no son alentadoras. La decisión del gobierno de aumentar el salario mínimo en más de 10 por ciento y las promesas electorales de solucionar cualquier problema con mayor gasto muestran la falta de sintonía del país político con la gravedad de este problema.

Se busca un candidato que tenga la claridad conceptual y la audacia política para enfrentar estos problemas como corresponde. Y quedan pocas semanas…

MAURICIO REINA
Investigador asociado de Fedesarrollo

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes