Mauricio Reina
Columnista

Se contagió el dólar

Habrá que ver cuánto dura la crisis del coronavirus, pero si se mantiene un rato se empezarían a evidenciar presiones inflacionarias. 

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
febrero 27 de 2020
2020-02-27 09:53 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

Este jueves la tasa de cambio superó los 3.500 pesos por dólar, impulsada por la creciente incertidumbre que ha generado la expansión global del coronavirus.

Aunque no es la primera vez que la cotización del dólar supera esa cota (ya lo había hecho el año pasado, en la etapa más álgida de la Guerra Comercial entre Estados Unidos y China), este hecho ha prendido las alarmas sobre el efecto que pueda tener la expansión de este virus sobre la economía colombiana.

Hasta el momento el Covid-19 ha impactado a países especificos y a sectores concretos. El gran damnificado hasta ahora ha sido la economía china, cuyo crecimiento para el primer trimestre de este año se proyecta alrededor de 2 por ciento anual. Esto significa que el dinamismo económico chino ha caído a una tercera parte de lo que había sido hasta fin del año pasado, por cuenta del temor hacia el virus y los estragos que han generado las medidas adoptadas por el gobierno para contenerlo.

A nivel global, sectores como la aeronáutica y el turismo se están viendo seriamente afectados por las medidas preventivas que están adoptando distintos gobiernos, por la cancelación de grandes eventos, y por la simple y llana precaución de las personas.

Adicionalmente, algunas cadenas de suministro importantes se han visto interrumpidas. Por ejemplo, Apple anunció en días pasados que no cumplirá su proyección de ingresos en el primer trimestre del año por disrupciones en su cadena de abastecimiento, además de la caída del consumo en el mercado chino.

Los efectos sobre la economía colombiana son de otra índole y podrían darse especialmente a través de dos canales.

El primero es el impacto que está teniendo la incertidumbre global sobre el precio del petróleo. Este jueves la variedad Brent se cotizó a 51 dólares el barril, más de diez dólares por debajo de lo que proyectaban muchos analistas para este año. Esa reducción de la cotización del crudo frente a la proyectada no sólo impacta negativamente las finanzas públicas (que de hecho se han cuadrado recientemente en gran medida gracias a los dividendos de Ecopetrol), sino que además erosiona aún más el valor de nuestras ya magras exportaciones.

Eso nos lleva al segundo canal: el déficit externo del país. Colombia tiene uno de los mayores desequilibrios en Cuenta Corriente de la región (más de 4,2 por ciento del PIB), y aumenta mientras menores sean los precios del petróleo. El faltante externo a financiar crece justamente en momentos en que los capitales internacionales están saliendo de muchas economías emergentes para buscar refugios más seguros, como lo confirman las presiones alcistas del dólar. Lo peor de todo es que si un país no puede financiar su déficit externo, tiene que controlarlo a las malas, reduciendo su actividad económica.

Habrá que ver cuánto tiempo más dura la crisis generada por el coronavirus, pero si se mantiene un buen rato se empezarían a evidenciar las presiones hacia una mayor inflación, un deterioro de las finanzas públicas, un mayor desequilibrio externo y una desaceleración económica.

Mauricio reina
Investigador asociado de Fedesarrollo.
mauricioreina2002@yahoo.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes