Miguel Gómez Martínez
Columnista

El cisne blanco

Según Nassim Nicholas Taleb, creador de la idea del cisne negro, la pandemia no solo estaba pronosticada sino era previsible.

Miguel Gómez Martínez
POR:
Miguel Gómez Martínez
julio 21 de 2020
2020-07-21 10:38 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

Es al libanés nacionalizado en los Estados Unidos, Nassim Nicholas Taleb que se debe la imagen del cisne negro para referirse a hechos que son ignorados o descartados porque se considera que su ocurrencia es altamente improbable hasta que un día se presentan. Cuando se confirmó el escenario de la pandemia muchos la catalogaron como el ejemplo clásico del cisne negro. Taleb se ha pronunciado negando que la pandemia pueda ser nada distinto que un cisne blanco.

Según Taleb, la pandemia no solo estaba pronosticada sino era previsible. En un reciente artículo publicado en el New Yorker por Bernard Avishai (The Pandemic Is not a Black Swan but a Portent of a More Fragile Global System), se analiza con detalle las características de los fenómenos que pueden considerarse como cisne negro. Para Taleb, que se define como un “empírico escéptico”, lo importante es tener el valor de romper el pensamiento linear que domina el funcionamiento de los mercados financieros, los modelos gerenciales y la inmensa de los sistemas de proyección.

Las conclusiones políticas e institucionales de las tesis de Taleb cuestionan varios de los principios básicos que se han considerado, hasta hace poco, como dogmas organizacionales. Por ejemplo, la idea de que la integración de los mercados los hace más sólidos y menos propensos a las crisis sistémicas. Taleb sostiene que es lo contrario y que debería haber límites para evitar que la falla de uno de ellos induzca un derrumbe de amplias proporciones. En otras palabras, el exceso de conectividad incrementa de manera exponencial el riesgo de una catástrofe. Se rompe entonces con el mito de que desarrollar redes o networks es prioritario pues pueden ser en realidad un verdadero talón de Aquiles. En términos políticos se colige que la separación de los poderes es necesaria para proteger las libertades. No solo el poder debe estar dividido sino además balanceado. Es cierto que este sistema de gobierno es más complejo y por lo general menos eficiente. Pero mientras más descentralización existe menos riesgo se enfrenta. Por ello toda dictadura viene acompañada de una enorme concentración del poder.

Taleb considera que el Estado debe promover restricciones que impidan que empresas o políticos acumular un exceso de poder o de control sobre un mercado. Aunque en algunos aspectos Nassim Nicholas Taleb parece un intervencionista, en realidad se acerca mucho más a las tesis libertarias. El Estado debe actuar para garantizar que se mantenga la competencia y evitar cualquier tipo de monopolio político o económico.

Los cisnes negros se van a presentar. Es un solo un asunto de probabilidades, pero por pequeñas que sean, algún día se harán realidad. Prepararse para ello es lo importante. Es la misma filosofía del seguro que sólo parece útil cuando se presenta el siniestro.
Detrás de las atractivas tesis de Taleb hay una filosofía de gestión del riesgo que hoy parece válida y muy necesaria. Sistemas redundantes, corta fuegos y mecanismos de back-up adquieren una enorme relevancia para los momentos donde se presenten los eventos inesperados.

Los cisnes negros volverán y hay que estar preparados.

Miguel Gómez Martínez
Presidente de Fasecolda
migomahu@hotmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes