close
close
Miguel Gómez Martínez

Historia de la inflación

La pandemia, con sus efectos dramáticos en el crecimiento, dio lugar a una nueva y colosal expansión acelerada de la liquidez.

Miguel Gómez Martínez
POR:
Miguel Gómez Martínez
abril 19 de 2022
2022-04-19 08:15 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

Poca importancia le damos a la historia económica para entender los fenómenos coyunturales. Olvidamos que desafíos económicos similares se han presentado en otras épocas y que su experiencia no debería ser despreciada. La inflación está de regreso. Tal vez sea útil un repaso de lo sucedido en las últimas cinco décadas.

La gran crisis energética de la década de los setenta del siglo pasado derivó en un incremento muy significativo de la inflación a nivel mundial. La recesión se extendía de país en país con bajo crecimiento y alto desempleo.

Impulsados por Paul Volker (1927-2019), director de la Reserva Federal de los Estados Unidos entre 1979 y 1987, se impusieron drásticas medidas para contraer la masa monetaria. Como esperado, el resultado fue un considerable incremento de la tasa de interés y el inicio de una recesión.

La inflación cedió para mantenerse baja durante más de treinta años hasta la llegada de la pandemia. Factores como la aceleración de la globalización, el retroceso de las barreras proteccionistas y la integración de los mercados financieros contribuyeron a este proceso.

Derrotada la inflación, las prioridades de la política económica se enfocaron en el desempleo. La política monetaria se concentró en estimular la inversión y por lo tanto en mantener la tasa de interés real en un nivel bajo.

El uso del instrumento monetario como mecanismo para estimular la economía se ha utilizado de forma cada vez más agresiva en los últimos tiempos.

En 1999, cuando estalló la burbuja tecnológica asociada los primeros desarrollos del mundo de internet, se generó una abrupta caída de las bolsas de valores. Se inundó de liquidez el mercado como medida anticíclica.

Nueve años más tarde, en 2008, ante un derrumbe del sistema bancario internacional por problemas derivados de imprudentes especulaciones con instrumentos sofisticados de apalancamiento financiero, nuevamente la respuesta fue la más masiva inyección de recursos monetarios que la historia monetaria había registrado hasta el momento.

La pandemia, con sus efectos dramáticos en el crecimiento, dio lugar a una nueva y colosal expansión acelerada de la liquidez.

Tres décadas de abundante liquidez hicieron pensar a muchos que, en ausencia de una inflación significativa, se había roto el vínculo entre el nivel de la masa monetaria y el comportamiento de los precios. Con mercados financieros cada vez más integrados, la liquidez se distribuye en mercados mucho más extendidos eliminando su efecto inflacionario.

Algunos, como el Nobel de economía Paul Krugman, consideran que no hay evidencia de una correlación estrecha entre la expansión monetaria y subida de los precios. Por ello insisten en que imprimir billetes, si ellos son destinados a consumo y no a compra de activos, es un elemento positivo para el crecimiento.

¿Podremos frenar la inflación sin asumir el costo de una nueva recesión mundial? La historia lo dirá.

MIGUEL GÓMEZ MARTÍNEZ
migomahu@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes