Miguel Gómez Martínez
Columnista

Las cuentas claves

Colombia goza de confianza entre inversionistas que le prestaron recursos de gran utilidad para las medidas paliativas de la pandemia.

Miguel Gómez Martínez
POR:
Miguel Gómez Martínez
marzo 23 de 2021
2021-03-23 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

Ninguna estadística es más reveladora para entender los retos de la economía colombiana que la balanza de pagos. Si queremos dimensionar la magnitud del ajuste económico que requiere el país es importante analizar esta información.

Los movimientos del comercio exterior de bienes y servicios muestran un déficit de 12421 millones de dólares, con una ligera caída (menos 454 millones de dólares) con respecto al 2019 por la disminución más importante de las importaciones que de las ventas al exterior.

También se observa en la cuenta corriente la renta de los factores que son los rendimientos de la inversión de los colombianos en el exterior (ingresos) y de la inversión extranjera en Colombia (egresos).

Producto de la crisis económica y las bajas tasas de interés los ingresos cayeron un 38 por ciento y los egresos en 43 por ciento.

Finalmente la cuenta corriente registra las transferencias netas que se mantienen estables. El rubro más significativo son las remesas de los trabajadores colombianos en el exterior que, a pesar de la crisis y el aumento del desempleo, aumentaron en 120 millones llegando a 6853 millones de dólares.

La cuenta corriente muestra un saldo negativo de 9.083 millones de dólares, equivalente a un 3,3 por ciento del PIB.

La cuenta financiera, que registra los movimientos de capitales, permite entender la manera como el país financió el déficit de la cuenta corriente. La inversión extranjera directa cayó en un 46 por ciento.

Pero producto de las exitosas emisiones de bonos del sector público en el exterior y en el mercado doméstico, la inversión de cartera reportó unos sobresalientes ingresos por 9274 millones de dólares.

A esta suma hay que añadir los 9174 millones de dólares de créditos solicitados por el gobierno para atender los gastos adicionales de la pandemia.

Sumados el valor de las emisiones de deuda y los créditos contratados estamos hablando de un impresionante monto de 18448 millones de dólares que explican el aumento de 15 puntos porcentuales del PIB en el nivel de endeudamiento del país.

Preocupa el elevado monto (7456 millones de dólares) de inversión de cartera de los colombianos en el exterior.

Las reservas internacionales aumentaron 4328 millones de dólares cuyo monto se explica por 3500 millones de dólares adquiridos por el Banco de la República. En total, la cuenta financiera un saldo negativo de 8092 millones de dólares.

En conclusión, la balanza de pagos nos ratifica la importancia de tener acceso a los mercados de capitales. Colombia, con su impecable récord de pagos, goza de la confianza de inversionistas y entidades financieras que le confiaron recursos de gran utilidad para las medidas paliativas de la pandemia. También fueron importantes los flujos de remesas que traen un oxígeno muy necesario a la economía.

Sin grado de inversión, todo sería muchísimo más difícil y costoso.

Miguel Gómez Martínez
Presidente de Fasecolda
migomahu@hotmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes