close
close
Miguel Gómez Martínez

Lo mejor de Duque

El Estatuto Temporal para Migrantes Venezolanos es una política llena de grandeza y generosidad. 

Miguel Gómez Martínez
POR:
Miguel Gómez Martínez
julio 05 de 2022
2022-07-05 11:12 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

En cuatro años de mandato de un gobierno se toman centenas de decisiones importantes. Como es obvio algunas nos parecen acertadas y otras no. Gobernar, especialmente en un país tan superficial como Colombia, es muy difícil. Los de la oposición no quieren ni pueden aceptar que el gobierno tenga éxitos. Los que nunca han estado en los asuntos públicos creen que los que tienen el poder todo lo pueden. No son conscientes de la enorme cantidad de restricciones y obstáculos que los gobernantes tienen.

Con Duque sus opositores han sido feroces y sus partidarios muy tibios. La verdad es que el gobierno no logró nunca conectar con la opinión. Le faltaron pesos pesados de la política que pudieran manejar el congreso. Muchos de los ministros, buenos técnicos, eran incapaces de gestionar las leyes que eran necesarias. Con un débil manejo parlamentario, varias reformas importantes como la pensional, la judicial o la tributaria de Carrasquilla, se quedaron en anuncios o intenciones.

Pero Duque mostró también tener una virtud escasa es nuestros gobernantes: coraje político. Dos momentos me parecen especialmente significativos.

Pocos reconocen el valor que tuvo el presidente en el tema de Venezuela. Tomó todas las decisiones valientes. No era nada fácil porque Colombia tenía mucho que perder al enfrentar a Maduro. Sabía que tendría que asumir los mayores costos y, a pesar de ello, lo hizo. Frente a la más cruel, inhumana y corrupta dictadura de nuestra región, decidió enfrentarla con firmeza y sin rodeos. Hizo lo correcto en términos morales e históricos.

Pero no sólo fue valiente al enfrentar a una tiranía que mata de hambre y miseria a su pueblo, sino que implementó una política para apoyar a los millones de venezolanos que debieron abandonar su país. El Estatuto Temporal para Migrantes Venezolanos es una política llena de grandeza y generosidad. Sin exagerar, ningún país del mundo sometido a un masivo ingreso de migrantes ha adoptado un esquema tan flexible para brindarles una protección que además les permitiera incorporarse en la vida social y productiva. Escuelas, servicios médicos y empleos se abrieron a quienes no tenían nada.

Grande también fue la serenidad del presidente y de su ejemplar ministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez, en el manejo de la pandemia. Hoy, que ya lo peor ha pasado, nos olvidamos del inmenso reto que fue enfrentar este hecho para el que ningún gobierno del mundo estaba preparado. Con firmeza y buen tino, se implementaron las medidas que nos permitieron superar la gravísima crisis para el sistema de salud y la economía. Una a una las voces que atacaron al gobierno debieron comerse sus críticas.

Para la historia, Iván Duque será el presidente de la pandemia y de la mayor crisis diplomática de nuestra historia. En ambos temas lo hizo muy bien.

MIGUEL GÓMEZ MARTÍNEZ
Migomahu@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes