Miguel Gómez Martínez
columnista

Manoseando la pobreza

Mientras no aceptemos que toda pobreza no se elimina con subsidios..., será difícil avanzar en la solución de este tema apremiante.

Miguel Gómez Martínez
POR:
Miguel Gómez Martínez
enero 14 de 2020
2020-01-14 09:54 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

Nada le ha hecho más daño a los pobres que el abuso, con fines ideológicos y políticos, del concepto de pobreza. A pesar que el objetivo central de la economía es la lucha contra la escasez, sólo recientemente estamos entendiendo la complejidad, causas y naturaleza profunda del fenómeno.

La literatura sobre el tema es apasionante. Sin duda la más reciente referencia es Repensar la pobreza que compila las principales conclusiones de los trabajos de Abhijit V. Barnerjee y Esther Duflo, Premios Nobel de Economía del 2019. Angus Deaton, Premio Nobel en el 2015, publicó El Gran Escape, un muy interesante trabajo demostrando la ineficacia de muchas de las estrategias de lucha contra la pobreza. Con un enfoque muy atractivo, en El Gran Nivelador, Walter Scheidel, realiza una interesante historia de la desigualdad analizando los elementos que han impulsado y frenado las diferencias sociales. Joseph Stiglitz, también premio Nobel, en La gran Brecha, y Thomas Piketty en El Capital en el Siglo XXI, se interrogan sobre los efectos de las reformas neoliberales en el aumento de la desigualdad y la pobreza.

Todos estos grandes expertos coinciden en la diversidad de factores que determinan la pobreza y en el fracaso de la mayoría de los esquemas que utilizamos para combatirla. Es aquí donde la ideología entra en juego. La izquierda y los populistas de derecha han utilizado el tema de la pobreza para fines políticos. Manosear un tema tan sensible construye agendas de campaña y produce votos.

La pobreza permite polarizar la opinión y dividirla en bloques de clase que generan réditos electorales. Gustavo Petro y muchos otros, juegan con este enfoque que sólo produce políticas ineficaces que mantienen la pobreza, aumentan el desempleo y no mejoran las oportunidades de los menos favorecidos.

Sorprende entonces las declaraciones publicadas en El Tiempo, en su edición del pasado 10 de enero. Entrevistado por Moisés Naim, el economista británico Paul Collier, un fuerte crítico del capitalismo y el neoliberalismo, afirma que para tener éxito en la disminución de la pobreza hay que fortalecer las familias. Esta idea, de fuerte contenido conservador, sorprende a muchos social-demócratas muy poco favorables a este enfoque.

Pero aún más interesante es que Collier sostiene que una herramienta fundamental en la lucha contra la desigualdad es la empresa. A todos los izquierdistas enemigos del mundo empresarial, les enfatiza la labor fundamental de la empresa en materia social. A medida que los gobiernos han asumido los programas de lucha contra la pobreza, la eficiencia de la lucha contra la pobreza ha disminuido. La activa responsabilidad social empresarial es indispensable para ser más eficaces en la disminución de las condiciones de pobreza. Esto es algo que tampoco les gustará a los que juegan con la pobreza para sus intereses políticos.

Mientras no aceptemos que toda pobreza no se elimina con subsidios, que muchos de los programas asistenciales son trampas de pobreza y que la mayoría de los esquemas de cooperación internacional son inmensos desperdicios de recursos con muy modestos resultados, será difícil avanzar en la solución de este tema apremiante.

Miguel Gómez Martínez
Asesor económico y empresarial
migomahu@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes