close
close
Miguel Gómez Martínez

¡Renuncie Secretario!

¿En qué país del mundo se fuerza al ciudadano a sufrir para poder cumplir con sus impuestos?

Miguel Gómez Martínez
POR:
Miguel Gómez Martínez
junio 28 de 2022
2022-06-28 09:52 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c55d1afeb.png

En este país donde los funcionarios públicos han perdido la vergüenza, existe un Secretario de Hacienda de Bogotá que tiene el descaro de poner a la ciudadanía a hacer largas filas para pagar impuestos. ¡Habrase visto un mayor descaro! Perder tiempo personal para cumplir con la aburrida tarea de cumplir con las obligaciones tributarias. ¿En qué país del mundo se fuerza al ciudadano a sufrir para poder cumplir con sus impuestos?

Y lo peor es que el sistema de recaudo electrónico funcionaba bastante bien. Pero los genios que ahora nos gobiernan lograron dañarlo y convertirlo en un suplicio para decenas de miles de ciudadanos.

Como siempre sucede, los organismos de control no dirán nada de este atropello contra la ciudadanía. Ni el contralor, el personero o la veeduría no sancionarán porque para ellos el desgreño y la chambonada no son señales de corrupción.

Altos son los impuestos en la capital. Bien mala es la calidad de vida. Cuando llega el momento de tributar, evalúo lo que recibo por el dinero que aporto. ¿Puedo salir tranquilo a la calle? La verdad es que cada vez la inseguridad aumenta. ¿Puedo moverme en la ciudad? Cada día la movilidad es peor. Las vías llenas de huecos y las alcantarillas tapadas. Si uso la bicicleta es muy probable que me la roben ¿Las calles están limpias? Hemos cedido todos los muros a los grafiteros y los andenes a la suciedad. ¿Los parques? Son propiedad de las bandas y vendedores de droga. ¿Si me armo de valor, puedo caminar por las calles? No, porque el espacio público fue entregado a todo el que se lo quiere apropiar. En Bogotá el mayor lujo que uno se puede dar es el de no salir. Menos mal tenemos uno de los más eficientes servicios de domicilio que existen en el mundo. Casi todo puede llegarte a la casa porque salir a las calles en Bogotá es una pesadilla.

Los que nos gobiernan no han entendido, ni lo harán, es que la calidad de vida de una gran ciudad no se mide de puertas para adentro sino de puertas hacia afuera. En una ciudad donde hay calidad de vida los ciudadanos quieren estar en sus calles, restaurantes, bares y parques. Viven afuera donde comparten con sus semejantes. Ninguna de estas actividades es agradable en Bogotá. Lo único que uno quiere al terminar su jornada de trabajo es poder llegar pronto a su domicilio y encerrarse.
Nací en Bogotá, como mi padre y mi abuelo. Pero he perdido fe en su futuro. Me aburrí de tantos malos gobiernos y de la decadencia que no tiene fin.

Pagar impuestos es un deber de todo ciudadano. Lo mínimo que un gobierno debe hacer es facilitárselo al contribuyente. El Secretario de Hacienda debería tener la dignidad de renunciar.

Miguel Gómez Martínez
migomahu@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes