Nicola Stornelli García

El embeleco del 5G en Colombia

Llegó la hora de unir esfuerzos entre diferentes entidades del Estado y sectores privados para mejorar la conectividad de los más pobres.

Nicola Stornelli García
POR:
Nicola Stornelli García
junio 28 de 2021
2021-06-28 05:54 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

El año pasado escribí un artículo con el mismo nombre de esta columna para DPL News. Esta columna es una variación y actualización de aquella, debido a unas declaraciones del viceministro de las TIC Walid David.

Varios países, a raíz de la pandemia, han aplazado la entrada de 5G. Entre otros, podemos señalar a España, Canadá, México.

¿Cuál es el afán del gobierno? ¿Mostrar que es un gobierno digital? ¿Avant garde en tecnología? El 5G no es para el usuario de la calle. “En esencia las redes 5G no serán para los humanos cómo no serán para que compremos planes para nosotros, serán redes para procesos industriales, serán redes para la comunicación entre máquinas, serán redes para telemedicina y para el trabajo. Sin embargo, no podrán resolver problemas inherentes a la transmisión de señales electromagnéticas las cuales pueden verse afectadas en su velocidad por los obstáculos y en su calidad por las interferencias que este tipo de radiaciones tienen por principio de física natural.” (Julián Cardona Castro)

El gobierno de Colombia tiene otros retos. Por ejemplo, mejorar el acceso y la velocidad a Internet de buena calidad, que es fijo y seguirá siendo fijo por mucho tiempo. Las conexiones fijas seguirán siendo por mucho tiempo, lo repito, más confiables que las móviles con todo y 5G. Chile, España, Brasil, USA y muchos otros países están ampliando su infraestructura de fibra óptica al hogar.

En Colombia el 80% de las líneas móviles son prepago. Las conexiones con acceso a velocidad de bajada mayor a 10 Mbps son únicamente 20.9 millones. Hay 10 millones de suscriptores que todavía se conectan a redes 2G y 3G. La cobertura hoy en día para 4G en el país no supera el 45%. El exdirector ejecutivo de la CRC, Carlos Lugo Silva dijo en el evento Colombia 5G (13/08/20), organizado por DPL que se prevé para 2025, apenas llegar a tener conectados el 80% de los usuarios en 4G. De los actuales usuarios móviles (66.28 millones) que existen en Colombia el 51.8% NO tiene acceso a internet a través de sus terminales móviles. Tenemos 11 operadores móviles que no sabemos cómo quedarán luego de la pandemia, en cuanto a ingresos se refiere o número de usuarios. El ARPU de los actuales operadores móviles es uno de los más bajos del mundo y ahora con la pandemia no se sabe cómo quedará este ARPU cuando duplicaremos el número de pobres.

Y he ahí el punto. Colombia acaba de vivir la mayor contracción económica de la historia. El Consenso Latinoamericano 2020, un documento suscrito por un respetado grupo de académicos y auspiciado por la Universidad de Salamanca pide, entre otras cosas: “Ofrecer servicios públicos eficientes, con especial énfasis en la infraestructura digital, garantizando el acceso equitativo a la interconectividad.”

Las prioridades del gobierno cambiaron y la agenda del Ministerio de las TIC debe cambiar. Por ejemplo, volviendo a la calidad y a la cobertura, el informe de DQL 2020 mencionado por EL TIEMPO nos deja muy mal parados en esos temas y, obviamente, refleja que ha habido muchos problemas para el teletrabajo y la tele educación en el país. El país está desconectado. Lo he dicho en mis columnas.

La pandemia del covid-19 nos va a dejar, también, la mayor deserción escolar de los últimos años, en el país. Los padres se ven ante la disyuntiva de comprar una libra de carne o hacer la recarga de la tableta. En otros casos, ya evidenciados, hay niños y jóvenes que tienen que caminar para buscar la señal y recibir por whatsapp las tareas, en los celulares de sus padres.

Llegó la hora de unir esfuerzos entre diferentes entidades del Estado y sectores privados para mejorar la conectividad de los más pobres. Hay una oportunidad en las regalías para proyectos regionales de telecomunicaciones con el concurso de los operadores y del Estado.

Para finalizar cito a Jorge Hernando Pedraza, actual secretario general de la Comunidad Andina, cuando era Senador de la República. El texto es de 2008: "En las condiciones tecnológicas actuales de la sociedad, no es aventurado decir que uno de los factores constituyentes de pobreza es el no acceso a las tecnologías de la información y las comunicaciones, ya que son pilar fundamental para la competitividad de cualquier país. Las TIC están desempeñando un rol cada vez más definitivo en el propósito de salir de la pobreza. Las tecnologías de la información y las comunicaciones han demostrado ser soportes fundamentales para la equidad social y la productividad, razón por la cual. Debe promover su avance en nuestras comunidades". Parece que hubiera adivinado la pandemia.

NICOLA STORNELLI GARCÍA
​Analista de Tendencias Digitales
Twitter @puertodigital

*Este artículo fue escrito con la colaboración del Ing. Julián Cardona Castro, expresidente de Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem).

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes