Nicola Stornelli García
columnista

La alegría de Karen Abudinen

Nuestros niños y niñas van a contar con la conectividad para poder seguir estudiando. 

Nicola Stornelli García
POR:
Nicola Stornelli García
diciembre 18 de 2020
2020-12-18 08:02 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

No todos los días se adjudica una licitación de más de dos billones para ejecutarse durante diez (10) años. No todas las veces el gobierno nacional conseguí superar las expectativas con una licitación. Buscando conectar 10.000 escuelas consiguieron que los oferentes se comprometieran a conectar 14.745 escuelas hasta el año 2.031, prácticamente un 50% más de lo pedido inicialmente. Hay que resaltar que son colegios de zonas rurales, en veredas y corregimientos que en su mayoría son de la Colombia profunda y olvidada, donde nunca habían contado con el servicio de Internet algo que en esta época de pandemia agudizaba la inequidad y la desigualdad.

Por eso la alegría de una mujer caribeña, frentera, inteligente, pero espontanea, como la mayoría de los que nacieron en esa inmensa región de América Latina que llamamos el Caribe; si, recuerden que el Caribe no es solo de Colombia. Por si las moscas.

El cerebro detrás de esta licitación es Iván Mantilla Gaviria, viceministro de Conectividad y Digitalización, ingeniero de Telecomunicaciones de la Universidad Santo Tomás de Bucaramanga, y Máster en Tecnologías, Sistemas y Redes de Comunicaciones, y PhD en Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Valencia (España). Además, es Master en Pensamiento Estratégico y Prospectiva de la Universidad Externado de Colombia. Ha sido profesor de radiocomunicaciones, economía digital y de políticas TIC en la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad Externado de Colombia y ha publicado más de 30 artículos científicos en su especialidad. Fue Subdirector de Telecomunicaciones y Subdirector de Prospectiva Digital del DNP, donde, precisamente, nació el proyecto, en el 2.015, que acaba de culminar con éxito para el país y para las comunidades más apartadas. Fueron 3 estudios que hizo Planeación Nacional para determinar que si era posible estructurar una licitación como esta. Y, afortunadamente, quien estuvo al frente de los estudios en el DNP llegó al MINTIC como viceministro.

Esta es quizás una de las licitaciones mejor estructuradas del país, en su historia reciente. La ministra Abudinen, al asumir el cargo, y ver las bondades del proyecto le dio su respaldo y la empujó hasta llegar a buen puerto. Podría haber puesto palos en la rueda. No era de su cosecha y, además, es un proyecto que nació en el gobierno anterior. Pero entendió, como buena provinciana, que ahí había una oportunidad de oro para llevarle conectividad a más de un millón de estudiantes de los más pobres del país. Conectividad que va a estar garantizada hasta el año 2.031.

Esta columna se ha caracterizado por ver el vaso medio vacío en Telecomunicaciones y TIC en nuestro país. Pero, como lo digo siempre, ver el vaso medio vacío implica, también, tener la capacidad de ver el otro lado, el vaso medio lleno y hoy debo resaltar ese lado. Es un logro inmenso para toda Colombia y un salto espectacular en el cierre de la brecha digital.

Tuve mis reservas frente a esta licitación y las expuse aquí mismo, pero, no obstante, debo reconocer, sin ambages, que la licitación superó mis propias expectativas frente a ella.

Ojalá esto signifique un mejor uso de los recursos para apropiación que se destinen para esas 14.745 escuelas. A lo largo de estos años me he quejado de lo ineficiente, ineficaz e inapropiado de ciertos proyectos que han llevado tabletas y computadores a colegios sin conectividad, pero, también, sin capacitación. La licitación, recién adjudicada, no se puede quedar en la mera conectividad. Se requiere que el MEN y el MINTIC organicen un proyecto, conjuntamente, para terminar de redondear tan buena faena.

La licitación tuvo una muy pequeña sombra, ocasionada por un contratista inescrupuloso que, antepuso sus intereses particulares en desmedro de su propia trayectoria profesional. ¿Quién podrá volver a confiar en él? Ese es su problema.
Los ganadores fueron Comcel y la Unión Temporal (UT) Centros Poblados. Por otro lado, no han faltado los malos perdedores que han puesto a circular rumores tendenciosos, cuestionando la UT porque hay una firma cuya experiencia es comercial y, en especial, de ferreterías. Como se nota la mala leche. ¿Qué es lo que se licitó? La conectividad de casi 15.000 escuelas, como nuevos Kioskos Digitales. ¿Qué se necesita para llevar esa conectividad? Además de las obras civiles mínimas, se requiere, tubos, varillas, cables, conectores, etc. La ley 80 de 1.993, estatuto de contratación pública y sus posteriores reglamentaciones, establecen que en una UT uno de los integrantes puede contar con la experiencia específica y la Fundación de Telecomunicaciones, Ingeniería, Seguridad e Innovación (NOVOTIC), integrante de la UT mencionada, tiene hoy operaciones de telecomunicaciones en once departamentos y cuenta con un cubrimiento de casi el 40% del territorio que le fue adjudicado a la unión temporal de la cual hace parte.

No soy un defensor de oficio de Karen Abudinen o de Iván Mantilla. Simplemente tengo el deber, la obligación profesional, de reconocer una tarea bien hecha. Y aquí, el MINTIC se sobró, por el bien de tantos niños y niñas que este año estuvieron desconectados y que seguirían desconectados, cuando más lo necesitan porque no nos olvidemos que la vacuna se demora en llegar a Colombia y, tristemente, obviamente, a esos puntos lejanos, remotos, se demorará más en llegar. Por ende, nuestros niños y niñas van a contar con la conectividad para poder seguir estudiando y sentir no solo que sus derechos se están cumpliendo sino, también, que hacen parte de Colombia.

Nicola Stornelli García
Analista de Tendencias Digitales

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes