Nicola Stornelli García
Análisis

Los retos para Karen Abudinen, la nueva MINTIC

Que alegría la llegada de alguien de provincia al MINTIC para buscar soluciones imaginativas y creativas.

Nicola Stornelli García
POR:
Nicola Stornelli García
mayo 06 de 2020
2020-05-06 09:57 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

La pandemia y la cuarentena han permitido que la nula experiencia en el sector de las TIC y las Telecomunicaciones que tiene Karen Abudinen Abuchaibe, la nueva ministra de las TIC, pase un poco desapercibido, pero no para mi y para un puñado de analistas de políticas públicas para el sector.

Sin embargo y como lo hice antes, con David Luna, creo que la hoja de vida de ella, una mujer de 43 años, abogada de la Universidad del Norte con un Máster en Legal Estudies LLM de la Georgetown University, con un recorrido laboral exitoso, nos permite decir que, si se rodea de asesores de confianza que sepan del tema, logrará descollar en el cargo como su predecesor mencionado.

Le pregunté a uno de los intelectuales y empresarios más importantes de Barranquilla su opinión y me descrestó oírlo decir que es muy “pila” y que a su paso por la Secretaría de Educación de Barranquilla dejó una huella indeleble.

También me impresionó y me conectó con ella, una anécdota acerca de como se le acerco a Enrique Iglesias, siendo presidente del BID y como pudo entrar a trabajar ahí, gracias a ese empuje y esa humildad y garra para luchar por sus sueños.

Precisamente, en el BID fue donde conoció al presidente Iván Duque y si bien es cierto es familia del respetado empresario Cristian Daes y allegada de la familia Char, no es menos cierto que ha sabido ganarse a pulso el reconocimiento por los logros obtenidos en los cargos que ha tenido.

Ministra Abudinen: tienes tres grandes retos que pueden marcar su paso y su gestión en el MINTIC. Entiendo que viniendo del círculo cercano del Presidente Duque se vaya a apoyar mucho en el Consejero para la Transformación Digital, Víctor Muñoz, pero recuerde que quien va a firmar es usted y que la historia la recompensará o castigará es a usted. Creo que Víctor sabe mucho del sector, ni más faltaba que dijera lo contrario, pero hay que ponderar otras opiniones para poder tomar decisiones cruciales.

Por ejemplo, la papa caliente que le dejó Sylvia Constain. El error en la adjudicación del dominio CO. Escribí aquí que gane quien gane, el ganador es el país por el mejoramiento de las regalías para la Nación.

Pero la Procuraduría le está dando la razón a Dotco y solicitó suspender el proceso, hasta tener claridad respecto de la evaluación económica realizada a las ofertas para evitar vulnerar el ordenamiento jurídico, así como generar un posible detrimento al patrimonio público y solicitó, también, la intervención concomitante de la Procuraduría Delegada para la Función Pública.

La ministra Abudinen debe revocar ese acto administrativo y evitarle más dolores de cabeza al país. El Excel usado por el Ministerio para ese cálculo, que es el centro de la discusión, a la fecha no ha sido publicado aún en el SECOP en contra de lo que prevén las normas de contratación y más aún cuando es pieza clave de la discusión. Contra la razón no se puede pelear.

Además, fue de muy mal gusto que el país se enterará, el día de la adjudicación, que Neustar vendió su operación de registro de dominios a Go Daddy. La nación va a salir perdiendo en esa concesión, si es adjudicada a Neustar, por las practicas depredadoras de Go Daddy.

Los otros dos temas son las obligaciones de hacer a las que les dedique un análisis en el artículo “El atraso tecnológico que mostró el coronavirus” que me publicó, recientemente, El Tiempo, (https://bit.ly/3bFoBDt).

Que alegría la llegada de alguien de provincia al MINTIC para buscar soluciones imaginativas y creativas que permitan que llegué buena conectividad a la Colombia olvidada, la de la periferia.

No las soluciones de escritorio de niños yuppies que discuten en un café del parque de la 93 qué es lo mejor para su país y no conocen ni siquiera el sur de Bogotá. OJO a ese tema. La pandemia desnudó nuestros grandes atrasos en conectividad y en educación digital. Nuestros niños y jóvenes de la educación pública están viviendo un odioso crecimiento de la brecha digital y cognitiva frente a la educación privada.

Me voy a permitir transcribir el último párrafo de un comunicado de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales: “Hacemos un llamado a que sea una tarea prioritaria, urgente e inaplazable para la Nación, lograr una conectividad real y funcional completa, tantas veces prometida y nunca alcanzada.

Este es un requisito fundamental para avanzar en la búsqueda de la equidad, para transformar la educación en Colombia y para prevenir los rezagos en educación en épocas de crisis.” (la negrilla es mía).


El tercer tema conecta con el segundo y es que no tiene sentido abrir una licitación para concesionar 10 años un servicio de conectividad para Centros Digitales Rurales si no va a resolver el problema de conectividad de los hogares. La pandemia demostró que nos equivocamos al apostarle solo a los móviles. Colombia tiene varios anillos o troncales de fibra óptica. Algunos hechos con recursos públicos; otros donde hay inversión pública.

Llegó la hora de pensar en cómo llevarle Internet de calidad a todos los hogares del país. Obviamente, comenzando por los centros más poblados y así sucesivamente, privilegiando a los niños y jóvenes.

Nicola Stornelli García
Analista de Tendencias Digitales
Twitter @puertodigital

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes