Nicola Stornelli García
Análisis

‘Tras de cotudos, con paperas’

Ministra Constain: un bien estratégico de la Nación debe ser administrado, exclusivamente, por empresas 100% colombianas.

Nicola Stornelli García
POR:
Nicola Stornelli García
octubre 24 de 2019
2019-10-24 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

Me van a disculpar mis lectores, pero no encontré un mejor título para una nueva columna hablando de los atrevimientos de un fondo de inversiones extranjero que hoy posee el control del consorcio que maneja un bien estratégico para la Nación como lo es el dominio .CO

Y digo atrevimiento porque amén de actuar como filibusteros, haciendo proposiciones mafiosas con sumas exorbitantes sin haberse vencido la concesión y sin que se haya abierto, formalmente, otra licitación, ahora vienen y demandan al Estado colombiano porque, supuestamente, estaría violando el TLC con Estados Unidos.

Ya he escrito varias veces acerca de este tema. Fui el primer columnista en advertir el lío que se avecinaba (http://bit.ly/32Cyn56) y luego de la primera columna, del año pasado, sentí la necesidad de denunciar y recalcar algunas cosas (http://bit.ly/2o8LWui) y este país que se repite, incesantemente, como diría el Maestro Ricardo Silva Romero, nos obliga a volver a escribir acerca de lo mismo, una vez más, porque esa es la labor de quienes oficiamos como columnistas de opinión; me perdonan la vanidad y la soberbia que afloran pero los buenos columnistas son los faros que alumbran, iluminando el camino al puerto.

Si el buque no sigue la luz que señala el faro, la culpa ya es del capitán del navío.
Hagamos un poquito de historia: El 13 de agosto de 2009 el MinTIC adjudica la Licitación N°002 de 2009 para la concesión para la administración del dominio .CO al proponente Promesa de Sociedad .CO Internet SAS. En los pliegos de la Licitación se estableció asignar puntos a los oferentes que propusieran capital nacional, dando el máximo puntaje en este rubro a quien propusiera al menos 80% de participación nacional.

El pliego, también, prohibía que se redujera el capital nacional antes de cinco (5) años. El proponente que ganó obtuvo máximo puntaje pues propuso un porcentaje de participación nacional del 99%. OJO del 99%.

Sin importar todo esto, el 3 de febrero de 2014 se firma el otrosí número 3 por parte de la Secretaria General del MINTIC y el representante legal del concesionario eliminando la regla que prohibía la venta de este capital, cambiando un elemento sustancial del contrato en contra de la ley de Contratación. Los términos de referencia de una licitación hacen parte integral del contrato a suscribir. ¿O eso lo modificó alguna otra ley?

En marzo del mismo año 2014 el socio colombiano vende a Neustar su participación en algo más de 100 millones de dólares, lucrándose en grado sumo con la venta de una operación de un activo que es de la Nación.

El comprador, Neustar, pretende ahora demandar a la Nación en un tribunal internacional y pide medidas cautelares trayendo a colación el TLC suscrito con Estados Unidos porque no le van a prorrogar su contrato, lo cual es una decisión libre del Estado Colombiano que prefiere un nuevo concurso en una nueva licitación. ¿Por qué no demanda más bien a quien le vendió? ¿Un Odebrecht chiquito en el ciberespacio?

Este caso lo debería ver con lupa la Procuraduría y la Contraloría porque todo surge de un cambio en el contrato que se brinca las reglas de la licitación original y termina lucrando a un particular con un activo del Estado colombiano. Y recalco que es un activo que hace parte de la soberanía nacional de Colombia.

Dos datos adicionales. El TLC dice que los arreglos sobrevinientes entre Colombia y empresas de EE. UU. se harán de tres formas y una de ellas es de acuerdo a lo que dice el contrato y en este caso establece que las diferencias serán dirimidas por un Tribunal de Arbitramento colombiano.

Y el otro: ¿Por qué Neustar salió del Nasdaq después de haber comprado la concesión? ¿Por qué la empresa de Juan Diego Calle aceptó que un saldo de más de 25 millones de dólares del negocio que hizo al venderle a Neustar estuviera condicionado a unos hechos del primer trimestre de 2020, cuando vence la concesión? ¿Por qué ahora Neustar viene de machito envalentonado a demandar a Colombia y a reclamar lo que no es de ellos, legalmente?

Es falso que hayan cumplido con el contrato. Solo es revisar los números. No es con encuestas chimbas que van a convencernos. En Colombia hay mucha gente que ni siquiera sabe que tenemos un dominio propio. ¡PLOP!

No, señores de Neustar. Ustedes han incumplido. Reclámenles a Juan Diego Calle y a sus socios.

Y ministra Constain: un bien estratégico de la Nación debe ser administrado, exclusivamente, por empresas 100% colombianas. No podemos permitir que información sensible de empresas del país quede en un limbo ante un lío de estos. Punto final.

Nicola Stornelli García
Analista de Tendencias Digitales.
fundpuertodigital@gmail.com


Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes