Otros Columnistas
análisis

Asumir la realidad: el futuro es ‘online’

El comercio está demandando cada vez plataformas robustas y tecnologías inteligentes para responder a los nuevos consumidores. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
octubre 25 de 2018
2018-10-25 07:34 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Colombia es el quinto país de Latinoamérica en participación de transacciones de e-commerce, con 4,4 por ciento de la contribución total, alcanzando una diferencia del 34 por ciento con Brasil, que lidera los ingresos en la región con el 38,3 por ciento.

Según la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico, el e-commerce en Colombia creció 24 por ciento entre el 2016 y el 2017, y para el 2021, el portal Statista prevé que se alcanzarán ventas superiores a 35 billones de dólares, teniendo un crecimiento tres veces mayor en los próximos cuatro años.

Asimismo, Euromonitor pronostica que las industrias en las cuales se proyectará un crecimiento exponencial de hasta 4 veces en los próximos cinco años son: alimentos y bebidas, mejoras y muebles para el hogar, productos multimedia, videojuegos y hardware. Las industrias que continuarán con un crecimiento sostenido y lineal son: ropa y calzado, belleza, electrodomésticos y accesorios personales, que han mantenido el liderazgo en los últimos años, y hoy representan el 50 por ciento de las transacciones. Moda, particularmente, tuvo el mayor crecimiento entre el 2016 y el 2017, alcanzando 2’221.000 órdenes.

Hacer caso omiso a este fenómeno digital es una sentencia en el mundo de los negocios. La supervivencia de cualquier comercio está fundamentalmente conectada con el comercio electrónico, pues es evidente la gran migración que el consumidor está haciendo hacía estos canales, que son, hoy por hoy, un espacio de análisis, interacción y decisión de los usuarios.

Mientras tanto, los comercios con baja penetración en e-commerce son juguetería, cuidado de mascotas, cuidado del hogar, productos de salud y belleza que –aunque tendrán un crecimiento sostenido– hoy tienen bajos porcentajes de crecimiento y penetración en el mercado colombiano.

Y es que uno de los principales factores que afectará el crecimiento acelerado del comercio electrónico frente a países del mundo y Latinoamérica, es el bajo nivel de acceso a la banca y tarjetas de crédito: el 76,6 ciento de las personas que compran por internet desean hacerlo en efectivo. Teniendo en cuenta que solo el 39 v de la población tiene acceso a producto crediticio, esto resulta en un impedimento para muchas personas al momento de realizar compras en línea.

Ahora, el comercio móvil (m-commerce), por su parte, es uno de los motores de crecimiento para el comercio electrónico: el 76 por ciento de los colombianos tiene hoy un teléfono inteligente. Cabe destacar que un estudio global de Nielsen reveló que las compras en Colombia se hacen en 40 por ciento desde una laptop y en 31 por ciento desde smartphones, y que el 70 por ciento de las búsquedas con posibilidd de compras se realizan desde dispositivos inteligentes (7 de cada 10 colombianos investigan por internet antes de adquirir productos, y 8 de cada 10 comparan los precios antes de comprar.

Así las cosas, el crecimiento del comercio electrónico B2B (ventas entre negocios) en Colombia continúa teniendo la mayor participación en el mercado, con una diferencia de 234 por ciento versus el comercio B2C (consumidor final). Los sectores que más crecerán en el segmento de B2B serán: partes y suministros de vehículos, bienes de industria eléctrica o electrónica, equipos y máquinas, productos y servicios farmacéuticos.

Es transparente que todos los sectores económicos del país deben prepararse para asumir esta realidad, el futuro es online. Hoy, Colombia tiene uno de los accesos a internet más promisorios en el mundo, que, en contraste con la expectativa del consumidor, va a mejorar su calidad de vida exponencialmente gracias a los ahorros en tiempo y dinero, al igual que el cumplimiento de cada uno de sus deseos.

Otro aspecto que suena fuertemente es la omnicanalidad, pues, según Harvard Business Review 2017, de 46.000 consumidores, el 7 por ciento compra en línea, el 20 por ciento en tienda física y el 73 por ciento por múltiples canales. Esto lleva a concluir que el consumidor necesita ser comprendido holísticamente en cuanto a métodos de compra y canales de interacción antes de tomar una decisión. El mismo estudio encuentra que el 46 por ciento de los colombianos no compran por internet porque les genera desconfianza la forma de pago, y el 42 por ciento prefiere ir a la tienda física.

El comercio está demandando cada vez plataformas robustas y tecnologías inteligentes para responder a los nuevos consumidores y mejorar la experiencia de compra. Las compañías que no se preparen hoy para el comercio electrónico están renunciando a crecer y a lograr una evolución exponencial, derivada de estos nuevos consumidores.

Germán Borrero
​Presidente de MQA

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado