Otros Columnistas
columnista

Estrategias deliberadas y emergentes

Dado que la estratetegia es dinámica, todo proceso estratégico debe incluir dos dimensiones: deliberada y emergente.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
septiembre 26 de 2018
2018-09-26 08:45 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Definir la estrategia en las empresas es sinónimo de hacer escogencias respecto a qué queremos lograr y cómo vamos a conseguirlo. Estas elecciones tienen implícita una lectura particular del entorno, el futuro y la organización misma por parte de los arquitectos de la estrategia, quienes la elaboran desde su experiencia y a partir de información, por lo general, incompleta. Por ello toda estrategia suele tener, como ingredientes naturales, subjetividad e incertidumbre.

La subjetividad es inherente a todo acto humano. La construcción colectiva de la estrategia, la metodología y la información, son herramientas para mitigar el riesgo de padecer el efecto negativo de la subjetividad en su versión caprichosa e ignorante. La subjetividad informada y ordenada, de otro lado, que es a veces colectiva, que se expone al reto de la discusión, y que logra aleaciones novedosas entre los hechos y la imaginación, es la que permite algunas de las estrategias exitosas, disruptivas y diferenciadoras, que en ocasiones observamos.

La incertidumbre, por su parte, es inherente a cualquier conversación sobre el futuro. Hay riesgos que observamos, unos gestionables y otros no. Hay otros que no anticipamos. Reconocer y acoger tal ignorancia es vital en los procesos estratégicos, y es menos riesgoso que asumir erradamente que lo tenemos todo claro. Mark Twain, escritor estadounidense, anotaba que “no es lo que no sabemos lo que nos genera problemas. Es lo que creemos que es cierto, pero resulta no serlo”. La incertidumbre es el ingrediente que le da la flexibilidad a la estrategia para aprovechar oportunidades inesperadas, aprender y adaptarse a condiciones imprevistas, según Donald Sull, experto en estrategia del MIT. Incertidumbre implícita y flexibilidad son características de una estrategia bien estructurada.

Esta reflexión nos remite a una interesante tensión observable en las empresas entre su estrategia deliberada y su estrategia emergente. La primera, hace referencia a la estrategia que intencionalmente busca ejecutar la compañía, definida formalmente y enfocada en escogencias particulares que resultan de la lectura inicial de los arquitectos. La segunda, es aquella que va tomando forma en el camino, a partir de la estrategia deliberada que le sirve como referencia y de la cual puede alejarse en distinta proporción. Ella va incorporando, desde la flexibilidad, aquellas incertidumbres que dejan de serlo y las nuevas que aparecen, así como las oportunidades no previstas que surgen del entorno y de las capacidades que va desarrollando la empresa.

Henry Mitzberg, un reconocido académico y escritor, considera que, dado que la estrategia es dinámica, todo proceso estratégico debe incluir las dos dimensiones: deliberada y emergente. Sugiere que la excesiva rigidez alrededor de la estrategia deliberada impide el aprendizaje y genera el riesgo de desaprovechar oportunidades legítimas, mientras que la dimensión emergente, llevada al extremo hasta dejar la formulación de la estrategia al azar, impide el control y el enfoque de la gestión. Como antagonista filosófico del reconocido Michael Porter, Mintzberg nos recuerda que algunas herramientas tradicionales para hacer estrategia operan en la dimensión deliberada, pero entorpecen la reacción oportuna en la dimensión emergente.

Aunque pareciera paradójico, gestionar la tensión entre las dos dimensiones requiere mucha disciplina. De una parte, para definir la estrategia deliberada y ejecutarla. De otra, para observar con curiosidad, y de forma permanente, la dinámica interna de la empresa y de su entorno, y acoger oportunamente a la estrategia emergente.

Carlos Téllez
Consultor empresarial.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado