Otros Columnistas
columnista

La junta directiva y la estrategia

Dos funciones básicas de una junta directiva son aconsejar y controlar a la administración ejecutiva.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
diciembre 04 de 2018
2018-12-04 09:32 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Dos funciones básicas de una junta directiva son aconsejar y controlar a la administración ejecutiva encabezada por el presidente o gerente general de una organización. Ellas justifican que las mejores prácticas, en términos del funcionamiento de las juntas, recomienden que los temas relacionados con la estrategia sean centrales en su agenda.

La junta directiva tiene la responsabilidad de conocer y entender la estrategia de la organización que orienta, proceso que debe empezar desde la inducción a sus nuevos miembros, y se profundiza en las sesiones ordinarias. Del entendimiento pleno de la estrategia por parte de la junta se deriva su capacidad para hacerle seguimiento, para contribuir con consejo en el proceso de su ejecución, y para cumplir su tarea de servir como conexión con el exterior y así ser un proveedor permanente de perspectiva, lo cual incluye traer a las conversaciones la mirada educada de largo plazo que balancea la tendencia natural en la administración ejecutiva a concentrarse en el corto plazo.

Si bien la junta directiva tiene el compromiso explícito de entender y hacer seguimiento a la estrategia, la responsabilidad directa de construir y proponer la estrategia de la organización es propia del gerente general o presidente, y su equipo ejecutivo. La gerencia es la encargada de ejecutarla, y es por eso que su entendimiento, confianza y sentido de pertenencia alrededor de la estrategia formulada es fundamental. La junta directiva, por su parte, hace aportes a la construcción de la estrategia en cuatro momentos diferentes. El primero, al proveer su perspectiva a la gerencia respecto a la organización, su entorno y sus opciones de futuro, como un insumo para las conversaciones en las sesiones de estrategia que sostendrá posteriormente el equipo ejecutivo. Esta alineación general inicial es fundamental. El segundo, cuando la gerencia presenta y pone a consideración de la junta directiva su propuesta de estrategia para la organización. En ese momento la junta indaga acerca de los supuestos que la soportan, los desafía y los enriquece, pregunta y entiende los detalles de la estrategia formulada y los recursos y capacidades necesarias para ejecutarla, propone ajustes y dialoga activamente hasta lograr el nivel de alineación necesario con la administración ejecutiva para brindarle su confianza y compromiso de cara al proceso de ejecutarla. El tercer momento es durante las sesiones ordinarios de la junta directiva, en las cuales sus miembros hacen seguimiento a la ejecución de la estrategia y aportan en el proceso de afinamiento permanente del cual debe ser objeto a partir de sus resultados, y de la evolución del entorno y de la organización misma. El cuarto momento es en las sesiones especiales de junta directiva destinadas a conversar específicamente sobre la estrategia y los ajustes que requiere, los cambios en el entorno competitivo, los retos y prioridades para ejecutarla.

La junta directiva, para cumplir su rol, desarrolla un estrecho vínculo con la estrategia de su organización desde diversas perspectivas: conocerla y entenderla, hacerle seguimiento y orientar su ejecución, y aportar en su construcción y afinamiento permanente. La profundidad de sus aportes en cada perspectiva, y en cada uno de los cuatro momentos, es variable y dependerá de la experiencia y competencias disponibles en sus miembros. Su compromiso y sentido de pertenencia con ella, por su parte, deben ser plenos y simétricos con la gerencia para volverla realidad.

Carlos Téllez
Consultor empresarial

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado