Otros Columnistas
columnista

Ciclotimia estratégica

Dialogar sobre estrategia empresarial, es decir, sobre el futuro que desean y cómo van a lograrlo, es más complejo en el contexto que vivimos.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 28 de 2019
2019-08-28 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El Congreso Empresarial Colombiano, organizado por la Andi, permitió a los asistentes exponerse a múltiples visiones acerca de lo que nos podría deparar el futuro, en diversos ámbitos, a nivel internacional y local.

Tales visiones, presentadas por expertos de primer nivel desde sus reflexiones y análisis, algunas convergentes y otras abiertamente divergentes, fueron una muestra clara del nivel de incertidumbre que enfrentan las empresas en la coyuntura actual.

 En las charlas entre empresarios podía evidenciarse por momentos algo similar a una condición médica conocida como ciclotimia, caracterizada por variaciones abruptas del humor que, como un péndulo, va y viene entre la euforia y la tristeza.

Visiones optimistas, sólidamente soportadas, contrastaban en los diálogos sobre el futuro con visiones pesimistas posibles. Cada empresario, con certeza, procuró hacer sentido de tanta información y perspectivas para llevar a su organización una conclusión razonable que alimentara el direccionamiento de su estrategia.

Dialogar sobre estrategia empresarial, es decir, sobre el futuro que desean y cómo van a lograrlo, es más complejo en el contexto que vivimos.

En tales conversaciones, el proceso de toma de decisiones está amenazado por el riesgo de la ciclotimia estratégica, entendido como aquel de definir la estrategia desde un estado de ánimo particular, que frente a la incertidumbre es volátil, y que se materializa en decisiones faltas de coherencia, confiabilidad y sostenibilidad. Hacer estrategia es escoger y ello implica elaborar una visión del mañana desde la lectura que cada organización hace de su entorno. ¿Cómo enfrentar, entonces, el riesgo de ciclotimia estratégica al imaginar el futuro?

En primer lugar, es importante reconocer el estado de ánimo predominante al momento de una conversación sobre estrategia para evidenciar sesgos en los análisis y las decisiones. Para elevar el nivel de consciencia, pregúntese: ¿En qué estado de ánimo nos encontramos? ¿Qué tan probable es el escenario que estamos analizando? ¿Cuál sería la dimensión de su impacto en nuestra organización e industria, en nuestros clientes y proveedores? ¿Cuáles son los argumentos que pueden demostrar que estamos equivocados en nuestro análisis?

Es recomendable, en segunda instancia, conversar desde los hechos y los datos, hasta donde estén disponibles. Si bien el proceso de pensamiento estratégico requiere especular acerca de escenarios posibles, utilizar la intuición que surge de la experiencia y hacer sentido de información contradictoria e incompleta, es importante contar en los análisis con información “dura” para conectar la construcción de hipótesis futuristas a las realidades tangibles del presente.

Así, para matizar paradigmas y sesgos cognitivos arraigados en las organizaciones, es útil enriquecer las conversaciones con la mirada de terceros que no pertenezcan al entorno, bien sean ellos colegas de industria, clientes y proveedores, académicos o empresarios de otros sectores, que dibujen una perspectiva amplia que trascienda la de la empresa. En conclusión, para mitigar los riesgos de la ciclotimia estratégica es clave no quedarnos solos en nuestras conversaciones sobre el futuro.

Carlos Téllez
Consultor 

ctellez@bexco.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes