Otros Columnistas
Columnista

Colombia: a conectar de nuevo sus cielos

Recordemos que la industria aérea es vital para personas, ciudades y sectores que dependen del turismo.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 10 de 2020
2020-08-10 09:24 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Conectar es una condición inherente al ser humano. Como lo es también preservarse y cuidarse. Ambas conviven, ambas son importantes y necesarias.

En medio de la pandemia que tiene la economía del mundo tocando cifras inimaginables, todos se hacen la pregunta si se debe priorizar la salud o la economía; la respuesta es que debemos avanzar pensando en la salud y en la economía, no la una o la otra, pues ambas son importantes y necesarias.

Por eso, mal se hace en querer presentarlas como una dicotomía cuando su sana convivencia es clave para que el mundo siga adelante.

Durante la última década, la industria aérea en Colombia ha avanzado mucho en términos de inclusión aérea, movilidad y conectividad. Esas conquistas deben ser preservadas, a la vez que se alcanzan nuevos logros que contribuyan a mejorar cada vez más el transporte aéreo en Colombia. Pero para ello, lo esencial es que se pueda volar. De lo contrario, se pone en riesgo la sostenibilidad de un sector que promueve la competitividad del país.

Esto es de vital importancia. Aún más cuando el sector aéreo fue uno de los pocos que ha visto caer su demanda por encima del 90% en todo el mundo. Recientemente, el Director Ejecutivo de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (Alta), José Ricardo Botelho, comentó que la industria aérea regional podría volver a niveles del 2009, debido al impacto de la Covid-19 en términos financieros (¡llevamos más de cuatro meses sin volar!) y a un posible retorno con menores rutas, frecuencias, aeronaves y pasajeros.

Esto tendrá efectos en las cadenas productivas y de turismo, así como en los negocios, esenciales para la competitividad de muchas industrias y el bienestar de los viajeros.

Recordemos que la industria aérea es vital para personas, ciudades y sectores que dependen del turismo, para los aeropuertos, así como la posibilidad de concretar negocios. La inercia no es una posibilidad.

Si no se concretan acciones en el sentido de reactivar los cielos, puede ocurrir lo que planteó el economista Dan Ariely en su momento y es que “lo más peligroso de esperar nada, es que al final puede ser justo lo que tengamos”.

Países como Perú, Ecuador y Panamá, para no ir muy lejos, habilitaron nuevamente el transporte aéreo, dando cumplimiento a los protocolos de bioseguridad para evitar al máximo que se presenten contagios durante los vuelos.

Se trata entonces de que reflexionemos y entendamos que en esta nueva realidad debemos tener la capacidad de convivir con el virus. Para ello el autocuidado es la clave por parte de las personas, y la garantía de protocolos y estándares de bioseguridad por parte de las empresas.

De acuerdo con la más reciente Encuesta de Opinión Empresarial de Fedesarrollo, el estado de operación de las empresas deja ver que el 70% de ellas está en total funcionamiento, mientras que el 29% lo está de forma parcial.

Solo un 1% se encuentra cerrada temporalmente. Entonces, en un escenario donde debemos aprender a convivir con el virus, siempre cuidándonos y cuidando a los demás, vale la pena preguntarse: si cada vez se abre más el comercio, si ya están habilitándose viajes intermunicipales terrestres, si empresas y ciudadanos son cada vez más conscientes de esta ‘nueva normalidad’ ¿por qué aún no se abren los cielos?

Félix Antelo
CEO & Presidente Grupo Viva Air

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes