Otros Columnistas
Análisis

Demografía: ¿la catástrofe ecológica le dará la razón a Malthus?

Evitar que se amplíen diferencias en expectativas de vida entre ricos y pobres, frente a la destrucción de los recursos naturales, será una pesadilla.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
julio 30 de 2019
2019-07-30 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Cuando el Reverendo Thomas Malthus (1766-1834) publicó en 1798, en forma anónima, su famoso Ensayo sobre los Principios de la Población y sus Efectos sobre el Futuro de la Sociedad no se imaginó el impacto que habría de tener sobre el pensamiento económico y político y aun en el desarrollo científico (impactando a Darwin y su teoría de la selección natural) en los años y siglos siguientes.

Sin mayor evidencia empírica y basado en dos postulados (por lo menos uno obvio): de “que los alimentos son necesarios para la existencia del hombre” y, el segundo, que “la pasión entre los sexos es necesaria y habrá de permanecer cercana a su estado actual”, afirmó “que el poder de la población es muy superior al poder de la tierra para garantizar la subsistencia del hombre”.

Debo confesar que, sin definir un plazo concreto de este desbalance entre crecimiento de la población y los medios de subsistencia, hasta me podría considerar neo-malthusiano. Sin embargo, más controvertido y demostradamente falso, fue su precisión de que: “La población, cuando se deja sin control, crece en proporción geométrica.

Mientras que los medios de subsistencia crecen sólo en proporción aritmética. Un mínimo de conocimiento numérico demostrara la inmensidad del poder de la primera progresión comparada con la segunda”. Concluyendo que “Ello implica un poderoso freno que actúa en forma constante sobre la población, dada la dificultades para subsistir”.

Las primeras afirmaciones, que no eran tan novedosas, sobre la existencia de una ley natural que restaura, de la manera más cruel, el equilibrio entre población y recursos, produjeron una explosión de críticas, de pensadores de izquierda y de derecha.

Para pensadores como Marx y Engels la teoría de Malthus representaba “la más cruda y barbara teoría en la historia, creando un sistema basado en la desesperación que destruía todas las bellas frases de amor al prójimo y ciudadanía del mundo”.

Para la mayoría de los demás críticos la teoría de Malthus estaba equivocada, ya que ignoraba los demás cambios que estaban ocurriendo o habrían de venir como el cambio tecnológico en la agricultura, la transición demográfica - producto de la educación de la mujer, demora en la edad de reproducirse, la rápida urbanización, la adopción de contraceptivos y el aumento del reprobable aborto, entre otros - que llevaron a un aumento de la expectativa de vida. Posiblemente Malthus aceptaría buena parte de estas críticas, pero seguiría convencido de que ello tan solo pospone el problema y que al final el ajuste se logrará con guerras, epidemias, hambrunas, etc. hasta que se restaure el equilibrio.

Hoy nos enfrentamos a la realidad de que las últimas proyecciones de la población mundial hasta el 2100 - recientemente publicadas por las Naciones Unidas, cada dos años, (The World Population Prospects 2019), estiman que en los próximos 30 años agregaremos 2 mil millones más de personas a la población actual de 7.700 millones, llegando a finales del siglo a 11.000 millones de habitantes.

En este escenario la población de la India sobrepasará a la de China en el 2027 y, junto con ocho países pobres (Nigeria, Pakistán, la República Democrática del Congo, Etiopía, Tanzania, Indonesia, y Egipto) y uno rico ( los USA), representaran más de la mitad del aumento de la población total.

En términos regionales Europa solo crece actualmente al 0,12 por ciento, Latinamérica al 0,94 por ciento, pero África lo hace a la alarmante tasa del 2,65 por ciento.

El número de emigrantes de países como Bangladesh, Nepal y las Filipinas que consiguen trabajo en otro país se ha incrementado muchísimo, ademas de los migrantes resultado de la desesperación por violencia extrema (Myanmar y Siria) o desastre en el manejo económico resultando en una hambruna colectiva (Venezuela). Países receptores de migrantes incluyen a Alemania, y unos pequeños como Bielorrusia y Estonia.

Frente a una tasa promedio de crecimiento global de la población mundial en los años 2015-2020 del 1,09 por ciento - casi la mitad del pico de crecimiento alcanzado en el período 1965-70 del 2,05 por ciento - se esconde un crecimiento bajísimo de la población en los países desarrollados de solo un 0,26 por ciento en la actualidad, muy por debajo de la tasa de reemplazo requerida para mantener constante la población (2,1 hijos por mujer) - ¡Dios sabrá como sale el hijo 0,1!

Así, cada vez más países ricos verán su población decrecer en números absolutos. Desde el 2010, un total de 27 países han experimentado por lo menos una contracción del 1 por ciento en el número de habitantes, en vista de la caída pronunciada de las tasas de fertilidad.

De aquí al 2050 serán 55 países los que verán su población caer, en la mitad de ellos con caídas de por lo menos un 10 por ciento! El problema no es solo la caída del número de ciudadanos, sino el cambio drástico en la pirámide poblacional, con 1 de cada 6 personas mayores de 65 años en el 2050, comparado con 1 por cada 11 hoy, presionando o haciendo insolventes los sistemas pensionales, de salud y protección social.

Sin embargo, la tasa de crecimiento de los países más pobres, donde se concentra el crecimiento de la población por el resto de este siglo, seguirá siendo muy alta por encima del 2 por ciento, solo decreciendo a alrededor del 1,5 por ciento en el 2050.

En conclusión, como acomodar y no ampliar las diferencias en las expectativas de vida entre países ricos y pobres (hoy de 7 años en favor de los primeros), frente a la destrucción de los recursos naturales (particularmente el agua) y la biodiversidad, será una verdadera pesadilla, con los problemas migratorios actuales “siendo un juego de niños” frente a lo que vendrá.

Después de más de 220 años desde la publicación del Ensayo sobre la población, los desastres que verán nuestros hijos y nietos, ¡probable y trágicamente le darán finalmente la razón a Malthus!

Fernando Montes Negret
Economista financiero

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado