Otros Columnistas
columnista

Disputas muy económicas

No permitamos que las disputas entre ellos nos ofendan, nos aquejen o nos transformen. Es nuestra economía y no la de ellos.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 23 de 2020
2020-06-23 11:27 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La tensión comercial entre Estados Unidos y China expresa una puja por la legitimación del poder universal, que ha traído consigo incertidumbre a los mercados globales. La nueva ley china de seguridad nacional, relacionada con la autonomía de Hong Kong ha puesto a los mercados concesionarios de Europa en una tensión particular que ha hecho que el mundo empiece a buscar opciones de oferta y demanda que no dependan de las economías del hemisferio norte.

Como resaltaba el economista Guillermo Perry, los detonantes de las crisis económicas de ciertos países asiáticos en 1997 que querían independizar sus mercados financieros, fueron las aperturas mal hechas de las cuentas de capitales en sus procesos de integración con la globalización, por lo que, terminaron en estanflaciones y deflaciones. Es como si papá y mamá, se separaran, y los hijos se vieran obligados a recibir menos ingresos debido a que ambos padres tendrían que hacer mayores inversiones para vivir por su propia cuenta.

En la historia de la humanidad, siempre han existido los “placeres” por las enemistades comerciales, financieras o territoriales y aunque no lo parezca muchos de estos litigios, han hecho que nazcan nuevas economías. Existen disputas silenciosas y eternas como la que hay entre Francia e Inglaterra por su poder político europeo. Quien pensara, que uno de los motivos más importantes que establecería la gesta libertadora de Simón Bolívar seria aquella disputa que tenía con su vecino por una cerca que dividía su finca. Esto, le hizo cuestionarse bastante sobre la autoridad territorial. Las disputas entre palestinos y hebreos que sostienen una guerra territorial eterna otorgada y establecida inclusive por países exógenos en este conflicto moral, ético y religioso ha dejado miles de muertos y le ha costado a la humanidad miles de millones de euros.

El Polo Norte como sabemos, tiene el 15% del petróleo mundial y aproximadamente el 30% del gas del planeta y, por estas razones países como Dinamarca, Rusia, Estados Unidos y Canadá quieren quedarse con él. Los anteriores países han desplegado inmensas inversiones bélicas para proteger sus disputas árticas que por cierto aún no están definidas. Otra disputa histórica que le costaría bastante a la ciencia fue la relación que tuvo Marie Curie con el científico Paul Lengevin. El esposo de Marie había muerto y ella había iniciado una relación con el señor Lengevin quien era casado. Después de haber recibido por segunda vez el Nobel, esta institución le congelaría los fondos para su investigación tras considerar su relación de antimoral y una falta de respeto a la ciencia.

Uno de los academicistas más importantes de la revolución americana y miembro de la academia francesa el Conde de Segúr, escribió en su libro Galería Moral y Política: “Nada es más útil que la discusión; nada más peligroso que la disputa: una ilustra, otra ciega. La parlería inspira la confianza, la alteración la aleja”.

No permitamos que las disputas entre ellos nos ofendan, nos aquejen o nos transformen. Es nuestra economía y no la de ellos.

Luis Felipe Chávez Giraldo
Conferencista
felipe.gomez@me.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes