Otros Columnistas
columnista

EE. UU.: déficit comercial vs. déficit fiscal

La paradoja es que en el año en el que se impusieron aranceles a bienes importados y se renegociaron acuerdos, no se logró mejor desempeño comercial.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
marzo 11 de 2019
2019-03-11 10:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El déficit comercial en bienes alcanzó su valor más alto en la historia de Estados Unidos el año pasado. Esto, a pesar de que la política comercial de la administración Trump ha estado centrada en reducir dicha brecha a través de los aumentos de aranceles a las importaciones desde China y la Unión Europea y la campaña ‘América primero’.

Algunas de las razones para este aumento son ajenos a las decisiones del gobierno. Por ejemplo, el desaceleramiento del crecimiento global o la fortaleza del dólar, que ha hecho que los bienes americanos sean menos demandados y competitivos. Otras, sin embargo, sí se relacionan con la política de la administración. Así, la reducción de las tasas de impuestos, que ha sido financiada con un aumento en la deuda del Estado, o la guerra comercial desatada, principalmente, con China.

Las políticas poco ortodoxas de Trump, culminaron en lo que los libros de texto hubieran predicho. Con más recursos en mano, por la reducción de impuestos, los ciudadanos demandaron más bienes importados, exacerbando la tendencia del déficit en el comercio exterior. Y, por otro lado, la guerra comercial implicó un menor crecimiento de la economía China, con la correspondiente menor demanda por bienes americanos en este mercado.

La paradoja, desde la perspectiva de Trump, es que en el año en el que se impusieron aranceles a bienes importados y se renegociaron acuerdos comerciales, no se logró un mejor desempeño comercial. Por el contrario, en el 2018 el déficit creció en 12,5 por ciento.

Pero, incluso, los críticos de Trump reconocen que este tema, por un lado, no es principalmente atribuible a la política económica de esta administración. Por otro, coinciden en que no es el problema principal. Gran parte del déficit comercial se financia a través de las inversiones desde el exterior en Estados Unidos, y es resultado directo de un dólar más demandado. Ambos aspectos responden más a señales de fortaleza que de debilidad.

Pero, lo que sí señalan estos críticos, es que el Presidente de los americanos se ha centrado en el tema equivocado. El problema no es el creciente déficit comercial ni es una de las “mayores amenazas la economía”, como lo mencionan. Lo que sí reconocen como un problema de fondo, es el déficit fiscal.

Si bien Trump había prometido en la campaña reducir sustancialmente la brecha fiscal, está ha aumentado sustancialmente, en especial por la reducción en tributos. Ingresos provenientes del impuesto de renta de personas naturales y jurídicas se ha reducido en 10 por ciento, y la cifra del déficit pareciera alcanzar un trillón de dólares en este año fiscal.

Y ahí sí ven los analistas el verdadero riesgo en la economía y la posibilidad de una desaceleración importante de esta. Por un lado, porque es probable que la Reserva Federal aumente las tasas de interés para frenar la tendencia inflacionaria, resultado del mayor gasto del Estado. Pero otro problema estructural, es que este gasto, en vez de financiar los proyectos de infraestructura o de seguridad social a los que se había comprometido el gobierno, en aras de fomentar el crecimiento, se destinarán a pagar la deuda del Gobierno.

No es el déficit comercial lo que debería centrar la atención de la política económica de Trump, sino el déficit fiscal. Ahí esta la ‘mayor amenaza’.

Rafael Herz
Vicepresidente de la ACP
rherz@acp.com.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes