close
close
Otros Columnistas
COLUMNISTA

El éxito de construir sobre lo construido

Es rentable para el progreso del país y el Ingreso Solidario lo demostró.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
octubre 07 de 2021
2021-10-07 12:13 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Ortega y Gasset , en la Rebelión de las Masas, ilustró la inquietante incertidumbre de la humanidad: todo, todo es posible en la historia, lo mismo el progreso triunfal e indefinido que la periódica regresión.

Ante esa incertidumbre, hoy la confianza en el progreso gradual es escasa. Sin embargo, Colombia tiene historias exitosas. Tenemos una tradición de diseño e implementación de programas de transferencias monetarias basados en evidencia que arrancó con el Sisbén el siglo pasado y ha ido incorporando ajustes. Mucho trabajo, de personas muy diversas, durante casi tres décadas para que cuatro millones seis cientos mil hogares recibieran una transferencia monetaria con programas como Familias en Acción y otros antes de la covid-19.

La pandemia puso a prueba el éxito de estos programas. Millones de hogares que no estaban incluidos en los sistemas de información o no estaban bajo la línea de pobreza, por la covid-19 y sus estragos, necesitaban la mano del Estado. Si bien existen otras formas de atención a hogares vulnerables en emergencias, es innegable la importancia de los giros directos.

Para llenar ese vacío se creó Ingreso Solidario, un programa de transferencias monetaria no condicionado con los siguientes resultados: a las dos semanas de su creación había llegado a un millón doscientos mil hogares y unos meses después había logrado llegar a tres millones de hogares. Las semanas y los meses no fueron fáciles. Las primeras con aislamiento para mitigar la covid-19, con trabajo presencial de equipos en medio de la pandemia y con toma de riesgos por las innovaciones necesarias que exigía la situación.

Para enfrentar la pandemia, el Gobierno Duque creó el programa de transferencia monetaria más rápido y masivo de la historia de Colombia. Algo que pasa desapercibido, es que el programa no solo fue exitoso por sus resultados sino porque se creó bajo el principio de construir sobre lo construido. Ingreso solidario se diseñó e implementó usando el conocimiento acumulado del Estado que por casi tres décadas lleva construyendo un sistema de transferencias monetarias. Dicho sistema seguro necesita evaluaciones y ajustes, pero es un ejemplo del progreso gradual y éxito de construir sobre lo construido.

Aplausos para el Congreso que acogió la propuesta del gobierno para extender en el tiempo el programa Ingreso Solidario. Un programa que nació a través de los decretos de emergencia del presidente Duque durante la pandemia y que construyeron muchos funcionarios de Planeación Nacional, Ministerio de Hacienda, Banca de las Oportunidades, Prosperidad Social, alcaldías, gobernaciones y muchos otros; pero que a su vez contaron con mesas de coordinación con el sector financiero.

El próximo poder ejecutivo y legislativo deberá hacerse preguntas sobre los programas de transferencias monetarias: ¿financiamiento? ¿unificación? ¿focalización? Preguntas sobrarán. Pero por lo pronto, como país, es válido reconocer que construir sobre lo construido es rentable para el progreso del país y el Ingreso Solidario lo demostró.

LUIS ALBERTO RODRÍGUEZ
@RodLuisAlberto

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes