close
close
Otros Columnistas
opinión

El tiempo y las rutinas

Las rutinas son la máxima expresión del uso del tiempo. Un gerente tiene que comprender las rutinas de su organización y las dañinas.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
enero 23 de 2023
2023-01-23 11:43 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El tiempo es el juego de suma cero por excelencia. Si bien nos puede dar la sensación de ser largo o corto dependiendo de cómo lo estemos viviendo, los humanos lo vivimos de una forma absoluta.

Pasa y no regresa. Las discusiones sobre el uso del tiempo es una de las más ricas de los estudios sobre la gerencia. Para los líderes, el tiempo es el recurso más escaso.

Cualquier incauto podría decir que la preocupación sobre el tiempo es un mal moderno. Incluso, podrían decir que está atado al uso del reloj de pulsera a principios del siglo XIX, o que corresponde a la implementación de las rutinas fabriles de la primera Revolución Industrial.

Pero el afán de empezar desde el amanecer con una rutina predeterminada para hacer que rinda el tiempo, no es del Club de las 5 de la mañana.

Las rutinas de los monjes del medioevo estaban organizadas para hacer el mejor uso del tiempo y dejar espacio para la oración.

De la brevedad de la vida, de Séneca, es una cantaleta sobre el uso del tiempo. Y si bien es una denuncia sobre la decadencia de una élite política particular, el mensaje central es que la vida no es tan corta como parece, pero se hace corta porque desperdiciamos parte de ella.

El tiempo y la vida son suficientemente amplios y generosos para permitirnos lograr grandes cosas, si es que la usamos bien.

Ahora, quienes nos ocupamos del cuidado, tenemos claridad sobre las rutinas por mera necesidad.

Es imposible criar sin tener claridad sobre las rutinas de alimentación y sueño de un bebé. Y si encima, quienes cuidamos tenemos roles de liderazgo, tenemos mucho que enseñarles a los gerentes que están teniendo problemas con su tiempo.

Si Séneca hubiera sido mujer, habría incluido en su reflexión el valor del tiempo de recrear la vida cotidiana y de enfocar la energía en lo importante, dejando pasar lo que no suma. Las rutinas son la máxima expresión del uso del tiempo.

Un gerente tiene que comprender las rutinas de su organización, las productivas y las dañinas. Y también deben tener en cuenta el tiempo de su equipo de trabajo.

Así es como se prioriza. La mayoría de las mujeres de su equipo -y en un mundo ideal, gran parte de los hombres también- ya forman parte del Club de las 5 de la mañana.

Desde temprano están teniendo conversaciones profundas y moviéndose: preparando huevos, arreglando loncheras y acompañando niños a salir al colegio.

Por eso, tomar decisiones en ese momento, mientras monta en bicicleta o juega golf, es la peor forma de usar su tiempo y el de los demás, ya que está dejando por fuera la mitad del capital humano de su equipo que está cuidando en ese momento e irrespetando todas las rutinas de su organización.

Cristina Vélez Valencia
Decana Escuela de Administración
Universidad EAFIT.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes