Otros Columnistas
análisis

El verdadero costo del gas natural importado

La industria nacional de gas en Colombia proporciona decenas de miles de empleos bien pagados a ciudadanos colombianos. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 03 de 2020
2020-08-03 10:10 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El gas natural importado, en forma de gas natural licuado (GNL), les cuesta a todos los colombianos mucho más de lo que se podría pensar. En primer lugar, el GNL importado le cuesta a los consumidores más que el gas natural producido en el país, principalmente a través del subsidio que el gobierno ofrece a los socios privados que importan el GNL, costo que se transmite a los consumidores. En segundo lugar, el GNL importado genera pocos o ningún ingreso fiscal y de regalías para el gobierno, ingresos que el gobierno podría utilizar para invertir en proyectos sociales y de infraestructura.

La producción nacional de gas genera nueve veces más la cantidad de ingresos fiscales y de regalías para el gobierno que las importaciones de GNL. En tercer lugar, el GNL importado no crea puestos de trabajo para los colombianos, sino que crea puestos de trabajo para los ciudadanos del país en el que se origina el gas. La industria nacional de gas en Colombia proporciona decenas de miles de empleos bien pagados a ciudadanos colombianos.

La UPME ha anunciado recientemente que en 2021 se realizará una licitación para una nueva terminal de importación de GNL, la Terminal de Regasificación del Pacífico, que se ubicará en Buenaventura, para su entrega en 2024. El gobierno planea licitar este proyecto poniendo a los colombianos a subsidiar la inversión, tal y como sucede con la terminal de importación de GNL de SPEC, actualmente operando en el puerto de Cartagena.

SPEC está destinada para apoyar la demanda de gas de los generadores térmicos en el Caribe en tiempos de extrema sequía mediante la importación de GNL de otros países. Este proyecto se estructuró de tal manera que los socios privados de la planta, quienes a su vez son quienes consumen en GNL importado, financian el 50% de los costos de construcción y operación, y el 50% restante es subsidiado por los colombianos en sus facturas mensuales de energía eléctrica. En cifras, cada año los socios privados reciben un subsidio aproximado de $ 128,000 millones de pesos, de los cuales el 68% es pagado por el sector regulado que incluye a los residenciales, el comercio, la pequeña industria, y el sector oficial, entre otros. Y de este 68%, los Estratos 1 y 2 asumen el 20% del costo. Sin embargo, el 100% de la rentabilidad de dicho proyecto es recibida por los socios privados, que sólo contribuyen con el 50% de la inversión y el riesgo.

SPEC ha generado muy poco en ingresos tributarios al gobierno de Colombia, y mínimo empleo. En 2018 SPEC aportó aproximadamente $ 12.500 millones de pesos en impuestos, pagó cero regalías, y generó menos de 50 empleos para los colombianos. En contraste, la producción nacional de gas natural generó alrededor de $ 670,000 millones de pesos en regalías en 2018, cientos de millones de pesos en pagos de impuestos y empleó a decenas de miles de colombianos.

La UPME tiene previsto ofrecer a los socios privados de la Terminal de Regasificación del Pacífico las mismas condiciones de subvención que la terminal de importación de GNL de Cartagena, cuyo costo se transferirá a los consumidores, sin riesgo para los socios privados, y de nuevo con muy poco que mostrar en términos de ingresos fiscales y empleo. La capacidad total de 400 millones de pies cúbicos diarios (MPCD) de la Terminal de Regasificación del Pacífico generará unos mínimos aportes en impuestos y generación del empleo para el país, tal y como es el caso de la Planta de Regasificación en Cartagena. En contraste, 400 MPCD de producción nacional generarían cerca de $900,000 millones de pesos en ingresos fiscales y de regalías al año, y crearían aproximadamente 3,500 empleos para los colombianos.

En un informe publicado en 2020, Naturgas (una asociación conformada por productores, transportadores y distribuidores de gas) identificó 64 trillones de pies cúbicos de recursos prospectivos de gas natural que aún no se han descubierto, tanto en tierra, como en alta mar en Colombia, suficiente gas para satisfacer la demanda actual de gas durante 160 años. Dada esta gran base de recursos de gas nacionales identificada, el gobierno debería incentivar a los productores de gas a perforar más pozos de exploración y producción, en lugar de subsidiar la importación de gas natural.

Si la UPME decide continuar con el Proyecto de Regasificación del Pacífico, o cualquier otro proyecto futuro de importación de GNL, los socios privados que invierten en los proyectos no deben recibir subsidios, que los consumidores se ven obligados a pagar. Esta es la situación actual de los productores de gas en Colombia, los cuales no reciben subsidios proporcionados por el gobierno o los consumidores de gas natural. Los productores nacionales de gas natural asumen el 100 por ciento del costo y el riesgo de su inversión, sin un rendimiento garantizado proporcionado por los consumidores. Por consiguiente, los socios privados de los proyectos de importación de GNL deben asumir exactamente el mismo riesgo de inversión que los productores nacionales de gas, para no crear ninguna ventaja injusta para los inversionistas privados dueños del proyecto de importación de GNL. Todos los proyectos futuros de importación de GNL deben tener la capacidad de mantenerse bajo su propia estructura financiera, sin que los consumidores se vean agobiados por los subsidios pagados a los socios privados de los proyectos y compitan equitativamente con los productores nacionales de gas natural.

Charle Gamba
Presidente y CEO de Canacol Energy.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes