Otros Columnistas
análisis

Enfrentar la turbulencia: una oportunidad para crecer y no desaparecer

La turbulencia significa siempre un aumento en el riesgo y en la incertidumbre, es una medida de aleatoriedad del estado del entorno.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
septiembre 21 de 2019
2019-09-21 02:43 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Las empresas como parte de su actuar, se adaptan o se ajustan a las condiciones del entorno de manera permanente, a veces de manera natural, o como un resultado de un esfuerzo deliberado de cambio planeado. Sin embargo, en ocasiones el cambio surge como respuesta a ciertas situaciones que se presentan en el entorno, y que son involuntarios a la empresa.

Cuando al verse enfrentadas a estos acontecimientos disruptivos y se incrementa el nivel de rivalidad con los competidores, se dificultan las relaciones con proveedores y clientes, y se disminuye la capacidad de certeza al tomar decisiones, puede indicarse que el sector al que pertenece presenta un estado de turbulencia.

La turbulencia significa siempre un aumento en el riesgo y en la incertidumbre, es una medida de aleatoriedad del estado del entorno. Aunque no se puede anticipar con certeza el estado futuro del entorno; si se presentan alternativas, de estados futuros, cada uno de los cuales tiene una probabilidad de ocurrencia.

¿Pero qué es la turbulencia? Cuando escuchamos esta palabra llegan a nuestra mente momentos de temor ocurridos en un avión. En el ámbito empresarial, el concepto de turbulencia cobró relevancia tras los eventos ocurridos el 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, debido a la incertidumbre generada en la economía mundial, que derivó en pérdidas millonarias para muchas empresas. A partir de entonces, los libros de negocios han utilizado el termino turbulencia para describir momentos de extrema adversidad.

Nuestras Universidades han estudiado el tema de manera recurrente. Uno de esos casos se encuentra en la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, donde el profesor Hugo Alberto Rivera Rodriguez, tras investigar el tema de la perdurabilidad empresarial por más de 15 años, ha publicado el libro Turbulencia empresarial. Lecciones aprendidas. Una obra dirigida a empresarios, investigadores y apasionados por el campo de la estrategia y que tiene como finalidad plantear diferentes pautas y metodologías que sirvan como apoyo empresarial a la hora de enfrentar una crisis que ponga en riesgo la perdurabilidad de las empresas.

La investigación nos lleva a comprender que la turbulencia es un estado del entorno, y no una etapa de la empresa; y por lo tanto es algo que afecta a la totalidad de empresas pertenecientes al sector. Esta situación surge como resultado de cambios significativos en factores geo-políticos, económicos, social-demográficos, tecnológicos, ecológicos o legales.

Ante estas modificaciones, la economía presenta estados de dinamismo o estancamiento evidenciados en la aparición de nuevas empresas, o en su defecto la liquidación de algunas, fluctuaciones en la demanda, cambios en el ciclo de vida de los productos o servicios. Igualmente se genera incertidumbre, ante la falta de certeza del efecto de lo ocurrido en el entorno. Por último, se genera complejidad, situación donde las empresas para poder enfrentar la competencia, se ven en la necesidad de interactuar con otros sectores con los que no tenían relación alguna.

La turbulencia solo ocurre cuando confluyen el dinamismo, la incertidumbre y la complejidad. No es un estado permanente del sector. Así mismo, no puede ser considerada a priori como algo negativo, si bien es cierto que se generan movimientos desestabilizadores en el sector, las empresas pueden sacar provecho de la situación y llevar a cabo cambios a su interior para lograr enfrentar las discontinuidades. De esta manera lograrán tener un impacto positivo, o al menos no ver desmejorado su desempeño financiero.

Algunas empresas no logran realizar cambios significativos en su comportamiento estratégico y simplemente toman acciones del día a día para tratar de enfrentar la crisis. En ellas, la incertidumbre y el temor a pensar en el futuro se convierte en el principal obstáculo para salir adelante. Aquellas que comprenden que la turbulencia es una oportunidad para mejorar, logran desarrollar estrategias encaminadas a enfrentar los cambios del entorno.

Esta es quizás, una de las contribuciones más significativos de la investigación de la Universidad del Rosario. Al identificar que las empresas pueden modificar las condiciones del entorno por medio de sus decisiones estratégicas, con lo que la idea preconcebida que el entorno es no gobernable por parte de las empresas pierde cada vez más fuerza.

También, se ha descubierto que, en entornos turbulentos, un buen sistema de planeamiento y control de gestión trabaja como un mecanismo de apoyo proporcionando transparencia entre el equipo directivo, los empleados y dueños, proveyendo la información adecuada para reducir la incertidumbre percibida.

Algo que se logró encontrar está en que una gestión estratégica basada en un liderazgo ético con enfoque en los stakeholders y en el largo plazo, en el que se integren aspectos sociales, económicos y ambientales, cimenta los pilares esenciales para enfrentar la turbulencia con mayor efectividad y generar desarrollos sostenibles.

En lo que tiene que ver con la gestión de la turbulencia se evidenció que en este proceso de recuperación de las empresas que tuvieron efectos adversos en su desempeño por estados de turbulencia, se hace necesario generar ajustes en la estructura organizacional no solo con el fin de moderar los costos de operación sino también para dar respuestas a los nuevos retos que la organización se imponga. Una apropiada combinación entre lo operativo y lo estratégico permite a las organizaciones desarrollar capacidades para aprender y permanecer en el mercado.

Así mismo, es fundamental indicar que hasta el momento no es posible predecir con exactitud la presencia de la turbulencia: aunque si pueden presentarse señales del entorno que, de ser analizadas correctamente, pueden permitir una mejor gestión de la turbulencia.

Llegados a este punto y si eres un emprendedor que comienza su camino por el mundo de los negocios o ya haces parte de él, no temas a los momentos de turbulencia. No es una fase previa a la muerte de la empresa, es una oportunidad para transformarse y cambiar las condiciones del entorno.

Hugo Alberto Rivera Rodríguez
Profesor Principal de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario. Editor académico del libro Turbulencia Empresarial. Lecciones aprendidas
Especial para Portafolio

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes