Otros Columnistas
coyuntura

Es buen negocio cuidar el medio ambiente

Estamos totalmente convencidos de que es posible luchar contra el cambio climático y tener desarrollo económico al mismo tiempo.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
octubre 29 de 2019
2019-10-29 07:39 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Desde hace varios años celebramos la Semana Europea del Cambio Climatico. Nuestro objetivo es sensibilizar sobre los peligros de este fenómeno y coincidir en la necesidad de aumentar los esfuerzos para reducir significativamente las emisiones de gas de efecto invernadero. Se trata, además, de abordar globalmente un cambio cultural frente a la fragilidad del planeta.

Ya el movimiento mundial de la juventud para la acción por el clima muestra la concientización creciente en nuestras sociedades de que el cambio climático es una realidad y una preocupación y si no actuamos ahora, afectará cada vez más el futuro de los jóvenes, nuestros hijos y nietos. Es apremiante responder con más acciones.

La Unión Europea lleva varios años impulsando una transición ecológica que va de la mano del desarrollo económico, la creación de empleo, la protección de la biodiversidad y que ofrezca amplias oportunidades para el desarrollo y el crecimiento sostenible.

Estamos convencidos de que es posible luchar contra el cambio climático y tener desarrollo económico al mismo tiempo. Por ejemplo, en Europa, la transición hacia una economía circular tiene el potencial de crear 600.000 nuevos puestos de trabajo y, al mismo tiempo, reducir las emisiones de carbono en 450 millones de toneladas al 2030.

Esta es una de nuestras grandes metas, y el compromiso de los 28 Estados miembros es hacerla realidad.

También estamos comprometidos con el Acuerdo de París y Colombia, que ya lo ha ratificado, va en la línea de estos objetivos. Y gracias a su compromiso frente al cambio climático, nos hemos convertido en socios para colaborarnos con iniciativas en esa dirección.

El país ha impulsado marcos normativos que concilian el principio de “Producir conservando y conservar produciendo”. Este liderazgo es importante y un ejemplo para otros países de la región y el mundo.

Se trata de producir buscando transformaciones económicas y sociales que consoliden un modelo de desarrollo inclusivo y amigable con el medio ambiente y que genere bienestar y oportunidades para mujeres y hombres.

En la Unión Europea y Colombia sabemos que fortaleciendo la producción y el consumo sostenible, los mercados verdes y el biocomercio, se generan ganancias. En esta línea hemos apoyado más de 500 emprendimientos sostenibles e impulsado el crecimiento a través de negocios verdes.

Entre los promovidos por el Gobierno y la Unión Europea podemos hablar de 1.414 negocios verdes verificados.

Además, por cada euro invertido se han generado más de 10 euros de negocios, actividad que emplea casi 10.000 personas, en trabajos dignos y formales. En el año 2018, el total de ventas de este programa de negocios verdes fue de $32.888 millones de pesos. En general, el 42% corresponde a negocios de agrosistemas sostenibles, 36% en biocomercio, 9,5% en aprovechamiento y valoración de residuos y 4% en agroindustria sostenible.

De otro lado, con el país ya estamos trabajando en más de veinte proyectos medioambientales y de desarrollo sostenible enfocados en páramos, amazonía, conservación de recursos pesqueros, manglares, gobernanza forestal, manejo de áreas protegidas y reconversión de sistemas productivos, entre otros. Son proyectos que benefician a comunidades de diferentes regiones del país y a poblaciones que habitan desde los Andes hasta la Costa Pacífica y Atlántica, desde la Guajira hasta la Amazonía.

En esta última región, tan importante para Colombia y para el mundo, la UE tiene más de diez proyectos destinados a la conservación y protección del medio ambiente y la biodiversidad. Una de estas iniciativas emblemáticas es el proyecto ‘Visión Amazónica: Integración de Áreas Protegidas Amazónicas’ que trabaja con Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador, Brasil, Guyana, Surinam y Venezuela.

Integrar países y tener una mirada global para aunar esfuerzos es una de nuestras metas y son acciones que se enmarcan en las semanas europeas de ‘diplomacia verde’ y ‘cambio climático’ que integran los conceptos de clima, paz y seguridad a nivel global.

Durante los últimos 20 años, la Unión Europea ha apoyado con empeño los esfuerzos realizados por Colombia para alcanzar más equidad. Para lograrlo la UE le apuesta también al Desarrollo Rural Sostenible, priorizando la reducción de la brecha social en el campo beneficiando víctimas del conflicto, grupos étnicos y mujeres, entre otros y mejorando la calidad de vida en zonas rurales. 60% de las zonas de posconflicto están ubicados en territorios sensibles al medio ambiente, un vínculo claro y estrecho con el desarrollo sostenible y la democracia.

Proteger el medio ambiente es en definitiva un buen negocio, genera no sólo dividendos económicos, también en lo social reduce brechas que repercuten positivamente en la construcción de paz y seguridad en los territorios.

Colombia es maravillosa. Es el segundo país en el mundo en biodiversidad con más de 50.000 especies registradas y cerca de 31 millones de hectáreas protegidas, equivalentes al 15% del territorio nacional.

Su potencial es enorme y una ventana al mundo del medio ambiente y para la Unión Europea es un honor y oportunidad compartir experiencias y trabajar juntos. Contra el cambio climático no hay una varita mágica, sólo hay la fuerza de la unión.

Patricia Llombart
Embajadora de la Unión Europea en Colombia

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes