Otros Columnistas
coyuntura

Fed: preparando el recorte

Aunque se habla de una baja de tasas en julio, esto afectaría la credibilidad de la autoridad monetaria, con lo que la decisión podría aplazarse.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 27 de 2019
2019-06-27 07:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La semana pasada, la Reserva Federal en EE.UU. (Fed) decidió mantener inalterada su tasa de interés de referencia en un rango entre 2,25% - 2,50%, al tiempo que mostró un menor optimismo -o una postura más dovish- frente al crecimiento de la economía estadounidense.

En contraste con la postura “paciente” que advertía en reuniones pasadas respecto a futuros movimientos de tasas, en adelante la Fed estaría “lista a actuar" en caso de que haya evidencia de un efecto adverso de la guerra comercial sobre la economía estadounidense -principalmente a través de un deterioro de la confianza inversionista-, una moderación mayor a la esperada de la inflación, o un debilitamiento del mercado laboral.

En un contexto de creciente presión por parte del presidente estadounidense, Donald Trump, para que la Fed recorte su tasa de interés, el mercado financiero tiene completamente descontado que esto ocurrirá tan pronto como en la próxima reunión de política monetaria, el 31 de julio.  

Sin embargo, creemos que una decisión en ese sentido afectaría seriamente la credibilidad de la autoridad monetaria y, por consiguiente, el recorte podría aplazarse a la reunión de septiembre, una vez se tenga suficiente evidencia de que la economía está perdiendo impulso y es necesario adoptar una postura monetaria más laxa.

EL RECORTE PARECE INMINENTE 

El menor optimismo de la Fed se reflejó en la revisión a la baja de las perspectivas de tasa de interés por parte de los 17 miembros del Federal Open Market Committee (FOMC). Ahora, siete miembros consideran que al final de este año la tasa debe estar 50 puntos básicos (pbs) por debajo de su nivel actual, un miembro prevé un recorte de 25 pbs, mientras que ocho miembros consideran que permanecerá sin cambios y sólo uno pronostica un aumento de 25 pbs antes de finalizar este año.

En la rueda de prensa posterior a la reunión, Jerome Powell confirmó la postura menos optimista al asegurar que los riesgos que podrían conllevar a una moderación del ciclo económico actual -uno de los más largos de la historia- justificarían un recorte de tipos anticipado por parte de la Fed. En particular, se evidencia una mayor preocupación de la autoridad monetaria estadounidense por la moderación de la inflación -que convergería más lento de lo estimado al objetivo de 2,0%-, el deterioro de la actividad económica mundial, la incertidumbre asociada a la disputa comercial -que ha elevado significativamente las preocupaciones del sector real y agrícola en EE.UU.- y el debilitamiento de la inversión y del sector manufacturero. 

En nuestra opinión, un recorte de tasas en la reunión de julio solo se materializará en caso de que los datos que se publiquen hasta entonces indiquen un deterioro significativo de la actividad económica y la persistencia de la inflación básica en niveles inferiores a 2,0%, lo cual confirmaría que la moderación reciente no es transitoria y puede prolongarse durante 2019.

Sin embargo, vemos poco probable ese escenario. Por un lado, los indicadores adelantados sugieren que la economía mantuvo una dinámica positiva en el segundo trimestre del 2019 (2T19), particularmente por el buen desempeño del consumo privado, de manera que la primera estimación del PIB de ese periodo no serviría a la Fed como argumento para recortar tasas en julio. En particular, varias señales indican que habría una recuperación del consumo en 2T19, tales como las cifras de comercio minorista, algunos componentes de confianza del consumidor, y un sólido comportamiento del mercado laboral, a pesar del deterioro de la contratación en mayo.

Por otra parte, durante 2019 la inflación subyacente PCE -una de las medidas preferidas de la Fed- se ha ubicado en promedio en 1,6%, muy por debajo del objetivo de 2%. Sin embargo, existen señales encontradas sobre el comportamiento de la inflación de EE.UU. a corto plazo. Una parte de la desinflación reciente está explicada por factores transitorios, tales como el menor ingreso disponible de los hogares, la mayor disposición de ahorro ante el cierre gubernamental, y el incremento de los precios de los combustibles (que no permitió una transmisión de los mayores salarios al nivel general de precios). La caída en los precios de los bienes durables durante 2T19 sugiere una persistencia de las presiones desinflacionarias que impediría un repunte de los precios en el corto plazo.

En contraste, el mayor dinamismo del gasto de los hogares impulsaría un mayor crecimiento de la economía estadounidense y la mantendría por encima de su potencial, lo cual mantiene latente la posibilidad de que se generen presiones inflacionarias en el segundo semestre del año. En este sentido, no es claro que la moderación de la inflación vaya a persistir y justifique un recorte de tasas de la Fed en la reunión de julio.

EL PULSO FED VS TRUMP


A diferencia de episodios anteriores, actualmente la política monetaria en EE.UU. enfrenta una creciente presión por parte del Presidente para reducir la tasa de interés -posiblemente con el objetivo de dar un impulso adicional a la economía en la antesala del proceso electoral que se surtirá en octubre de 2020-. En este sentido, el componente político, y la evolución de las negociaciones en materia comercial, será determinante para las futuras decisiones de política monetaria.

En particular, es importante advertir que la Cumbre del G-20 de esta semana será determinante para las próximas decisiones de la Fed: un eventual anuncio de acuerdo comercial entre EE.UU. y China aliviaría los temores de una mayor desaceleración económica mundial y reduciría la presión de recortes de tasas en EE.UU. 

Juliana Pinzón Tróchez*
Julio César Romero**
*Analista Mercados Internacionales y **Economista jefe en Corficolombiana

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes