Otros Columnistas
columnista

G 7: unas de cal otras de arena

El futuro sigue incierto y con ello los impactos en economías emergentes como la de Colombia.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 29 de 2019
2019-08-29 10:39 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Se acaba de cerrar la cumbre de las siete principales potencias económicas: Canadá, Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, y Japón. La reunión tuvo lugar en Biarritz, con el presidente de Francia buscando ser un anfitrión que muestre liderazgo internacional, en medio de su difícil situación interna.

Ante la inminente amenaza de una recesión mundial, y los diferentes conflictos, las expectativas no eran buenas. Si bien no se lograron acuerdos claves, sí hubo aspectos positivos.

Se tomó la decisión de colaborar con los países amazónicos para combatir los incendios forestales.

Esta ayuda incluye a Colombia. Se evitó la aceleración de una guerra comercial entre la Unión Europea y los EE. UU., aunque el riesgo sigue latente. Trump dejó entrever que estaría dispuesto a buscar soluciones para el conflicto con China.

También se logró un acuerdo de libre comercio entre Japón y los EE. UU. Si bien todo esto responde a intereses electorales –no le conviene a Trump una profundización de la crisis económica ante la posible reelección–, pareciera que lo peor de una creciente reducción del comercio internacional se pueda evitar.

Otro aspecto positivo se relaciona con la disposición de los líderes de Irán y la unión americana de posiblemente conversar para buscar un arreglo frente a la crisis relacionada con el potencial nuclear del país asiático. La invitación del Ministro de Relaciones Exteriores de Irán por Macron, abrió el espacio para que el tema estuviera en la agenda y se pudiera dar un primer acercamiento.

No hubo avances sustanciales en otros temas claves. La disputa entre la Unión Europea y Gran Bretaña sigue viva. Más aún, el nuevo primer ministro Boris Johnson, ha amenazado con no hacer los pagos adeudados a la fecha. Y para incluir más gasolina al fuego, Trump anunció un posible acuerdo amplio de libre comercio entre el Reino Unido y los EE. UU.

Poco se discutió y avanzó en temas relacionados con el cambio climático. Las posiciones entre la Unión Europea por un lado, y de la actual administración de los EE. UU. parecen ser cada vez más lejanas.

Otro tema que quedó sin solución es la readmisión de Rusia en este selecto club, pasando de nuevo del G-7 al G-8. Mientras la administración Trump lo ve con buenos ojos, Alemania y Francia no están de acuerdo hasta que no haya avances tangibles en la crisis de Ucrania.

Tampoco hubo avances frente a la amenaza de recesión alemana. Los otros países han solicitado que Alemania se endeude en montos manejables pero que permitan que la primera potencia del viejo continente vuelva a una senda de crecimiento. La canciller Merkel no dio el brazo a torcer, y cree que si el comercio internacional vuelve a crecer, no hay necesidad de un mayor endeudamiento.

Quedan más dudas que certezas después de esta reunión. Si bien Trump cedió a ciertas solicitudes de Macron, la mayoría de los avances fueron bilaterales. Los requerimientos de una mayor coordinación en la política económica internacional no se lograron, y por ende, los nubarrones alrededor de la situación económica mundial persisten.

Y las decisiones estructurales que pudieran dar una luz al final del túnel no se tomaron. El futuro sigue incierto y con ello los impactos en economías emergentes como la de Colombia.

Rafael Herz
Analista Internacional
rsherz@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes