Otros Columnistas
Columnista

¡Hagamos un Trato!

La consolidación del Estado en todo el territorio nacional en el posconflicto es un proceso lento, arduo y costoso.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 15 de 2021
2021-06-15 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La actual situación de orden público demanda soluciones creativas y ambiciosas. La mayoría de la sociedad colombiana está inconforme y añora vivir en un país desarrollado. Pero el desarrollo no se da de la noche a la mañana y su consecución siempre es relativa y no garantiza que disminuyan los reclamos.

Sin embargo, hay países que en muy corto tiempo han logrado un bienestar general envidiable para su población, como sucedió en varias economías del sureste asiático a finales del siglo pasado.

El primer experimento a gran escala en este sentido se dio con el New Deal que implementó Franklin D. Roosevelt para propiciar la recuperación económica de Estados Unidos tras la debacle sufrida durante la Gran Depresión.

La estrategia comprendía una serie de construcciones de grandes proyectos de infraestructura, reformas financieras y programas sociales que incentivaron la reactivación económica.

La Reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial es otro buen ejemplo. El Plan Marshall fue una iniciativa estadounidense para apoyar la reactivación económica europea tras la devastación de la guerra.

Algo similar ocurrió en Japón por la misma época con la estrategia implementada por el general estadounidense Douglas MacArthur, tras la cual dicho país se desarrolló velozmente hasta convertirse en la segunda economía del mundo.

Colombia está saliendo del conflicto interno más largo de la historia moderna. La consolidación del Estado en todo el territorio nacional en el posconflicto es un proceso lento, arduo y costoso.

La infraestructura física del país es muy limitada, la mayoría de la población opera bajo severas limitaciones financieras y tenemos graves carencias de capital humano. Sumado a lo anterior, hemos sufrido una pandemia que llevó a 3,6 millones de colombianos más a la pobreza monetaria. Hoy en el país viven 20 millones de personas en esa penosa situación.

Es el momento de hacer un trato para la reconstrucción de Colombia. Será necesario emprender un gran esfuerzo fiscal propio, endeudarse fuertemente en el exterior aprovechando las bajas tasas de interés de los mercados internacionales que pronto podrían reversarse, y buscar recursos de países aliados para invertir en obras de infraestructura de todo tipo: carreteras, puertos, vías férreas, distritos de riego, sistemas de transporte masivo, vivienda. Todo lo anterior generaría abundantes empleos bien remunerados. Estados Unidos ha ayudado a sus aliados estratégicos en el pasado, y a nuestro propio país primordialmente mediante el Plan Colombia.

Hoy el país necesita ayuda del mundo desarrollado para emprender un plan de reconstrucción a gran escala que nos impulse a alcanzar de una vez por todas el tan anhelado sueño del desarrollo. También es un buen momento para capitalizar las ventajas de pertenecer a la Ocde, buscando su asistencia técnica en la reestructuración tributaria que tendremos que asumir.

Álvaro Moreno García
Profesor Inalde Business School

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes