Otros Columnistas
columnista

¡’Im-puestos’ feudalistas!

Hoy, en Colombia, la tasa de evasión de impuestos del IVA podría superar el 20%, problema que el actual presidente Iván Duque tiene que afrontar. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
noviembre 25 de 2018
2018-11-25 06:16 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El siglo XII para la Europa Occidental fue crucial para la conformación de los sistemas económicos comerciales, en los cuales la moneda entraría a jugar un papel importantísimo en la vida diaria de los sectores eclesiásticos y los seculares. La creciente demografía en las ciudades obligaría a los propietarios de terrenos con más riquezas naturales a independizarse comercialmente y a conformarse en lo que en su momento se llamarían ‘los señoríos’, que más tarde darían paso el feudalismo.

El historiador ruso, Pavel G. Vinogradofv, explica que el hombre libre del siglo XII sería reducido a la servidumbre y, por su trabajo y servicio, se le daría un pago. Michael Postan, también dice, que la independencia del señorío y la dependencia del campesinado serían los frutos de grandes conglomerados de dinero que fueron absorbidos rápidamente por las altas esferas de la sociedad. En algunos casos, esto significó un beneficio para la comunidad en infraestructura, puertos, carreteras, acueductos y una breve implementación de técnicas modernas agropecuarias. Sin embargo, esto también representó un rápido enriquecimiento en la nobleza y el clero marcando un alejamiento equitativo de la riqueza.

Entre todas estas resultantes comportamentales hay una variable muy importante de analizar a nivel socioeconómico, y es ‘la presión demográfica’, que se traduce como el crecimiento prolífico de las ciudades medievales como Roma, París, Londres y Barcelona, dejando en un estado de letargo los campos y el sistema agropecuario. Esto, según Philipe Contamine, historiador de economía medieval, deja las tierras vírgenes abiertas a la roturación económica, estancando la productividad del trabajo. En unas ciudades, el crecimiento de la población como ejemplo, pasarían del 7 al 200 por ciento, en un rango de 30 años.

A medida que la circulación monetaria se limitaba, la usura, impuesto al crédito sin control, pasaría a un primer plano económico como recaudo de dineros para la obtención de medios de vida como la ropa, la vivienda y la comida, viviendo en sí, en un pleno sistema feudal.

La usura se convierte, pues, en un tema tan inquietante para la realeza y el clero, que hace parte de los concilios de Letrán II, III y IV, divulgándose según el derecho canónico, como herejía. Sin embargo, la misma realeza y el clero, aprendieron del comportamiento de la tasa de usura y determinaron cobros a los pobladores de un estado o territorio, llamándolos ‘impuestos’.

Más de 700 años después, Simón Bolívar escribiría la famosa Carta de Jamaica, donde explicaría su ideal de una Gran Confederación de Repúblicas, unidas bajo una sola Constitución, y para poder hacer esto tendría que sostener una guerra contra España, necesitando el apoyo de los neogranadinos y países aliados ‘colaborando’ con la causa.

Hoy, en Colombia, la tasa de evasión de impuestos del IVA podría superar el 20 por ciento, problema que el actual presidente Iván Duque tiene que afrontar, y que con la propuesta de la ley de financiamiento propone recaudar 14 billones de pesos para el funcionamiento de programas sociales, para cubrir huecos fiscales y deudas de posguerra, entre otros. Y a esto, sumémosle que tenemos más de un millón de nuevos habitantes que vienen de Venezuela y Centroamérica, potenciales contribuyentes al sistema tributario colombiano.

¿Será que volvimos al feudalismo? Recordemos que los impuestos en nuestro país son ‘im-puestos’.

Luis Felipe Chávez G.
Historiador
lfch1978@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado