Otros Columnistas
Coyuntura

Infraestructura: ¿estructuraciones eficientes?

Es clave invertir en preinversión, estructuración, la supervisión y el monitoreo, para armonizar el dominio de los proyectos, y la creación de valor.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
abril 07 de 2021
2021-04-07 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

La estructuración y ejecución eficiente de los proyectos de infraestructura generan un impacto, directa e indirectamente, en el crecimiento económico de los países, siempre y cuando transfieran los beneficios de mejoras en productividad a la economía y al bienestar de los ciudadanos, a precios asequibles y con una alta calidad de sus servicios.

Las ineficiencias en los proyectos contribuyen con la destrucción de valor, y lo asumen los usuarios o ciudadanos con mayores tarifas o impuestos y menores dividendos para los accionistas.

El documento 2020 De estructuras a servicios del BID sobre infraestructura (Energía. Transporte y agua y saneamiento) presenta un análisis sobre las ineficiencias de las inversiones en infraestructura en América Latina y el Caribe. Esto nos permite realizar algunas reflexiones sobre su gestión y control:

Las necesidades de inversión anual para infraestructura se estiman entre un 4% y un 7% del Producto Interno Bruto (PIB). En América Latina se invirtieron en promedio 2,8% del PIB (2008-2017). La inversión efectiva ha sido inferior si tenemos en cuenta las ineficiencias generadas en los proyectos (estimadas en 0,65% PIB).

Adicionalmente, los proyectos deben incluir obras resilientes al cambio climático (Acuerdo de París), que equivalen al 5% del valor total (Rozenberg Fay, 2019) para garantizar la continuidad del servicio.

INEFICIENCIAS

Entre las ineficiencias que se presentaron, a través de concesiones, menciona:
-Incumplimiento en los plazos. El 81% (de una muestra de 200 proyectos) presentaron retrasos en su ejecución; representa el 0,2% del PIB por año (lucro cesante de la explotación)

-Sobrecostos. El 58% presentaron sobrecostos con un promedio del 48% del valor total de la inversión.

-Corrupción. Precios inferiores a los costos en busca de renegociaciones, competencia insuficiente, y mala supervisión en la inversión pública. El 70% de los contratos de concesión (últimos 20 años) se renegociaron. Documento (Guasch et al., 2016).

Estas están asociadas con: estructuraciones y contratos deficientes; estudios y diseños insuficientes, sobredimensionamientos del Capex, condiciones geológicas complejas, falta de liquidez, demoras en los permisos y aprobaciones, inmovilización de recursos, aumento de costos financieros, ausencia de los derechos de propiedad, inadecuada gestión de los riesgos y los riesgos residuales.

El desafío es evitar los sobrecostos controlables y terminar oportunamente los proyectos para ahorrar hasta un 0,45% del PIB por año, para nuevos proyectos, de esta manera se aumenta su rentabilidad y se garantiza el repago de la deuda a menores costos financieros. Para ello se debe considerar:

-Los sistemas de contratación mediante Alianzas Publica Privadas (APP), han evidenciado costos más bajos en rehabilitación de vías (25% y 30%) en comparación con la contratación tradicional.

La participación accionaria (recursos propios representativos), de los promotores de los diferentes proyectos, limitan el comportamiento de un posible “riesgo moral”.

-La necesidad de una supervisión rigurosa, mediante la gestión de los riesgos relevantes (probabilidad alta e impactos críticos), y el monitoreo de su impacto sobre sus estados financieros, el Flujo de caja libre (FCL), la TIR y la cobertura de la deuda. Este instrumento es fundamental en la toma de decisiones (Comités y juntas directivas), para fortalecer los escenarios financieros de creación de valor.

-Los proyectos exitosos presentan : equipos interdisciplinarios de alto nivel; saben medir los riesgos; revisan cuidadosamente los estudios de demanda ,el financiamiento y el fondeo del proyecto; definen estrategias para la consecución de materiales; orientan sus decisiones con la búsqueda de economías de escala; buscan un profundo conocimiento geotécnico y de la complejidad técnica del proyecto; adelantan alianzas estratégicas con socios de experiencia comprobada; cuidan el riesgo reputacional (credibilidad y confianza ante los inversionistas y acreedores); aseguran en forma oportuna los recursos financieros mediante su diversificación (emisión de bonos en mercados nacionales e internacionales) para garantizar su liquidez ; evalúan el costo- beneficio de tener los recursos oportunamente; se focalizan en la terminación dentro del plazo, para acelerar los pagos del gobierno (vigencias futuras), liberar cartera , recuperar la inversión y remunerar a los inversionistas y acreedores.

En definitiva, es un excelente negocio integrativo (para el país, los inversionistas y los promotores de los proyectos) invertir en la preinversión, la estructuración, la supervisión y el monitoreo, para armonizar el dominio de los proyectos con el pincel de las decisiones, en el paisaje de la creación de valor, y de esta manera experimentar sus impactos en beneficio de la economía y de la sociedad en general.


Jaime Salamanca León
Exdirector de la CRA y consultor.
jaimesalamanca@e2iproyectos.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes