close
close
Otros Columnistas
Análisis

Inspirar para transformar

La responsabilidad que tenemos aquellos que lideramos equipos es construir engagement y comunicar una cultura con un propósito superior. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
diciembre 27 de 2021
2021-12-27 12:12 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Mucho se ha hablado sobre el papel que tienen los líderes y de lo que se espera de ellos, especialmente, en un contexto que nos ha llevado a reevaluar el modelo tradicional de liderazgo que se caracteriza por tener estructuras más jerárquicas y unidireccionales, y por ser menos flexible y abierto a temas como la innovación, la creatividad y la colaboración.

Entre las múltiples expectativas se resaltan cualidades como la disposición al trabajo en equipo, a confiar y delegar; el saber comunicar y escuchar; el activismo sociopolítico; la apertura para sumar desde la diferencia; la empatía, asertividad, y humanidad; y la capacidad de inspirar desde del ejemplo.

Y es que, aunque todos estos elementos son fundamentales, el poder inspirar podría ser el más relevante. La inspiración implica la generación de diversos estímulos, -para favorecer la creatividad, la innovación, la búsqueda de soluciones, y sobre todo, el reconocimiento y el compromiso con un propósito superior-, que en últimas se convierten en un círculo virtuoso que impulsa a los demás a transformarse.

Lo explica Simon Sinek en su “Teoría del Círculo Dorado”, el éxito de los grandes líderes como Steve Jobs o Martin Luther King está directamente relacionado con la forma en la que comunican el porqué de su propósito e influyen a los demás para que hagan lo mismo, conectan desde el sentido y motivan a seguir una meta u objetivo desde el impacto (por qué lo hacen) y no desde el proceso (qué y cómo).

Sin duda, una teoría que hoy es más vigente que nunca en la esfera empresarial, si se tiene en cuenta la necesidad de utilizar la inspiración y la motivación para construir marcas empleadoras que respondan a los nuevos escenarios y a los cambios en el entendimiento de la productividad, los intereses del talento, y de la misma cultura corporativa que requiere capacidad de adaptación, receptividad y nuevas maneras para conectar.

Por ejemplo, rankings como Women to Watch 2021, del que fui parte junto con otras diez mujeres, buscan resaltar el rol femenino en el sector del mercadeo, la publicidad y la comunicación en el país y, más allá de un galardón, se constituye en plataformas para profundizar sobre el impacto de nuestra labor y motivar a quienes vienen construyendo su carrera en esta industria para que sigan su propósito y logren, desde su conocimiento, hacerla más potente.

Lo mismo ocurre con otro tipo de reconocimientos que destacan a los líderes, pues desde ahí, conscientes o no, movilizan a quienes ven en ellos un referente para continuar transformando nuestras sociedades.

La responsabilidad que tenemos aquellos que lideramos equipos es construir engagement y comunicar una cultura con un propósito superior, capaz de adaptarse a los intereses cambiantes de nuestros colaboradores y que promueva modelos basados en potenciar las capacidades y competencias de aquellos que nos ven como un ejemplo a seguir.

Marcela Arango
Directora General LLYC Colombia

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes