Otros Columnistas

Kriptonitas monetarias

Quizás convenga aligerar el ‘peso’ de la economía latinoamericana, y emitir nuestra ‘kriptomoneda’: el Chapulín Colorado, cuyo escudo sea un corazón.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 14 de 2019
2019-08-14 11:16 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Las bancas han gozado de poderes sobrehumanos, y se hicieron villanas; poniéndolas en el banquillo, las fintech tuvieron igual desenlace. Considerando la Guerra Monetaria, Mao Tse-Trump, y recordando que Superman fue un símbolo creado durante la Gran Depresión (The New Deal Symbol of the American Way, 2012), ¿las ‘kriptomonedas’ debilitarán los Bancos Centrales (BC) y pacificarán el mundo financiero?

La Revolución 4.0 destruye (o transforma) trabajos; aunque las víctimas somos los humanos -tal como durante la Gran Recesión-, imagino que debilitará algunos poderes públicos que asumen protagonismo pero no responsabilidad. En el caso de los BC, su independencia inhibió la interdependencia; quizás algún algoritmo inteligente resuelva el Trilema del Prisionero con los gobiernos nacionales y multilaterales, y reconozca los patrones que automatizaron la crisis sistémica del capitalismo -rescatando o fortaleciendo al sector financiero, e inhibiendo cualquier reforma radical-, pues no hubo recuperación, y en 2020 volvería su villano favorito, la “reset-sión”, atacando lugares estratégicos: EE.UU., Alemania y Japón.

Reset, borrón y cuenta nueva. Objetivos distorsionados, estrategias desenfocadas y recursos insuficientes, hubo flexibilización cuantitativa, sacrificio cualitativo y relajamiento ético; el vegano FMI de Christine Lagarde fue un “buitre”, y la premian con el BCE, donde el romano Draghi tampoco “dragó” los problemas estructurales, contagiados de Autoinmune Enfermedad Japonesa, donde las tasas negativas y la compra de deuda acaso fueron paliativas.

Sin credibilidad en las soluciones, ni confianza en(tre) los poderosos, el estancamiento, la deflación, la especulación, los oligopolios, y las revanchas comerciales o monetarias, son la verdadera (o nueva) normalidad. Como sea, dicha imperfección siempre ha sustentado las ganancias abusivas que reportan los bancos, y sus empresas de pago/crédito (Visa, Mastercard o AmEx). Moneda dura o digital, el Dinero siempre ha sido un poder de “ficción”, como la Deuda, aquel masivo agujero negro (sin fondear, 3x PIB) o experimento mental que permite viajar en el tiempo, haciendo retroactivo el pasado al imaginar futuros o universos paralelos.

Defraudados, no pudimos defendernos de esa promesa de valor tradicional, que ahora juzga por su condición recelando las licenciosas kriptomonedas, con igual objeto, falta de transparencia, y volátil balanza. Silencio cómplice (Apple-Card y JP-Coin), los victimarios se victimizan pues pecaron por culpa de la Ley (Romanos 7:7), y prometen salvarnos sin redimir: según el G7, no aceptarán “ninguna moneda con el mismo tipo de poder que las soberanas”.

Así como “Me Gusta” que Mao Tse-Trump demuestre las contradicciones de la globalización, que Libra intente fundar un sistema financiero alternativo, y China le haga contrapeso con un ‘renmin-bit’ (‘moneda del pueblo’), refleja las falacias e incompetencias de nuestros Banquillos Centrales, el BM y el FMI. Uberizar una Moneda Universal, ¿es Kriptonita Institucional?

Quizás convenga aligerar el ‘peso’ de la economía latinoamericana, y emitir nuestra ‘kriptomoneda’: el Chapulín Colorado, cuyo escudo sea un corazón.

Germán Vargas Morales
Catedrático/Analista (german.vargas@uniandes.edu.co)

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado