close
close
Otros Columnistas
Coyuntura

La inversión petrolera continúa en ascenso

El alcance se traducirá en recursos fiscales, divisas para el país,
regalías y oportunidades de crecimiento para las regiones.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
julio 25 de 2019
2019-07-25 07:07 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Luego de los bajos niveles de inversión entre 2014 y 2016, por cuenta de la descolgada de los precios internacionales del crudo, se evidencia una tendencia alcista en el desarrollo de nuevos proyectos en petróleo y gas a nivel mundial.

Por lo anterior, consideramos pertinente analizar la evolución reciente de las inversiones globales en esta industria, con especial énfasis en los proyectos de Ecopetrol.

En esa línea, revisamos su estrategia corporativa para el periodo 2019-2021, por cuanto permite dilucidar los pilares fundamentales de sus decisiones de inversión, su expectativa sobre las dinámicas de consumo energético en el país, así como sus planes de internacionalización.

Este tema se torna relevante dada la reciente oferta de 23 nuevos bloques exploratorios -19 en área continental (onshore) y 4 costa afuera (offshore)-, por parte del Gobierno, y de los cuales más de la mitad tienen vocación gasífera. El alcance de estos planes de desarrollo en el país, más allá del crecimiento de la producción nacional, se traducirá en recursos fiscales, divisas para el país, regalías para los departamentos y municipios, así como oportunidades de crecimiento regional.

Ecopetrol: con norte claro
En 2018 la estatal petrolera cerró un año excepcional: utilidad neta superior a los 11 billones de pesos, producción diaria sobre los 720 mil barriles, incorporación de 307 millones de reservas, para cerrar el año en 1.727 millones. Estas cifras se plasmaron en un proyecto de distribución de utilidades para 2019 por el orden de 9,2 billones de pesos, de los cuales 6,9 son ordinarios y 2,3 extraordinarios. En ese sentido, Ecopetrol traduce su sólida disciplina corporativa en ingresos para el Gobierno -participación cercana al 89% en la empresa-, y contribuye al cumplimiento de los compromisos fiscales.

La implementación de esta política de eficiencias se ha acompañado de una estrategia concreta por aumentar su producción mediante el desarrollo de técnicas de recobro mejorado. Por lo anterior, el conjunto de producción secundaria y terciaria de Ecopetrol pasaría del 23% del total en 2018 hasta 36% en 2021, con una producción de entre 30 y 50 mil barriles adicionales por día. Esto le permitiría al país acercarse nuevamente al millón de barriles diarios vistos entre 2013 y 2015 -en 2019 el promedio ronda los 890 mil barriles por día-.

En términos generales, Ecopetrol contempla inversiones entre 12 y 15 mil millones de dólares para el trienio 2019-2021 (Gráfico 1). Estas se concentran en las fases de exploración y desarrollo, planes piloto para producción de petróleo y gas, tanto onshore como offshore, en Colombia, Estados Unidos, México y Brasil.

En concreto, cerca del 90% de las inversiones se realizarán en Colombia e incluyen sísmica para campos existentes, técnicas tendientes a aumentar el factor de recobro, el desarrollo de producción no convencional y varios proyectos Costa afuera. Se destacan flujos entre 200 y 300 millones de dólares para la extracción no convencional de crudo en arenas apretadas y yacimientos naturalmente fracturados en el Valle Medio del Magdalena, de un total de 500 millones para todo el país.

Así mismo, la estatal contempla inversiones en cuencas gasíferas identificadas en el Mar Caribe, por el orden de 320 millones de dólares. Esta apuesta por la producción de gas se enmarca en la expectativa de crecimiento de la demanda que proyecta Ecopetrol. En particular, se espera un aumento sostenido de su consumo industrial y regulado, así como el asociado a la generación térmica de energía eléctrica, durante las próximas dos décadas.

Por lo anterior, en la decisión de incrementar la oferta interna de gas confluyen tanto los intereses corporativos como los asociados a la seguridad energética del país, dada la reciente reducción en las reservas probadas de gas a menos de 10 años.

Ola de recursos globales
Las inversiones globales del sector petróleo y gas ascenderían a 553 mil millones de dólares en 2019, 7,6% más que en 2016 (Rystad Energy). Si bien los flujos vienen en ascenso, las inversiones globales aún están lejos de los máximos de 2014 cuando alcanzaron los 901 mil millones de dólares, por cuenta del ciclo de precios altos del crudo y la amplia liquidez internacional (Gráfico 2).

La descolgada de los precios internacionales del crudo entre 2014 y 2016, y la normalización de la política monetaria, afectaron drásticamente el flujo de inversiones globales. El cambio de condiciones en los mercados internacionales expulsó a una importante cantidad de productores no convencionales de crudo de los EE.UU., dado que los precios internacionales no cubrían sus costos de operación.

Paralelamente, la normalización monetaria dificultó el fondeo para todo tipo de proyectos, lo que a la postre reforzó el deterioro de los indicadores agregados de inversión. En ese sentido, la recuperación del 60% en el precio promedio de la referencia Brent -pasó de 45 dólares por barril (dpb) en 2016 a 72 dbp en 2018-, combinado con directrices claras tendientes a lograr eficiencias en costos y gastos en la industria -optimización de mezclas, mantenimiento de subsuelos, reducción en tiempos de perforación-, explican la recuperación actual y las buenas expectativas hacia futuro.
Ahora bien, el 30% de la inversión esperada en 2019 será en treinta proyectos y en 12 países. En su orden, planes específicos en Mozambique, Arabia Saudita, Brasil, Catar y Rusia, explican cerca de un 20% del total de los flujos globales, algo más de 115 mil millones de dólares. Asimismo, al menos 70 mil millones de dólares serán invertidos por Aramco, Petrobras y ExxonMobil en 11 proyectos en Arabia Saudita, Brasil, Guayana y Mozambique, todos offshore.

Por lo anterior, consideramos que las expectativas de inversión tanto a nivel global como local son positivas y garantizan el desarrollo de importantes proyectos en los próximos años. Lo anterior será posible siempre y cuando no se materialicen cambios sustanciales en las condiciones de los mercados internacionales, tales como una fuerte descolgada en los precios de los hidrocarburos y/o un endurecimiento en las condiciones financieras.

Cristhian Cruz Moreno
Julio Cesar Romero
Los autores son, respectivamente, Especialista Investigaciones Económicas y Economista Jefe en Corficolombiana

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes