Otros Columnistas
Columnista

La ‘Minería Ética’

La ‘Minería Ética’ es la que va de la mano de la ciencia y tecnología, de la academia, de la moral. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
septiembre 16 de 2020
2020-09-16 09:54 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En el país hay una gran confusión y una enorme desinformación sobre lo que es la minería.

De un lado, se habla de la minería ‘legal’ y de la ‘ilegal’. Y de otro, de la ‘formal’ e ‘informal’. Y no poca gente cree que la ‘formal’ y la ‘legal’ son una misma cosa, y que la gran minería es la que tenemos que defender y proteger por ser ‘formal’ y ‘legal’. En tanto que la minería pequeña y mediana, por ser de índole artesanal, está llamada a desaparecer.

Nada más alejado de la realidad, de la sindéresis y de la justicia. De lo que todos deberíamos hablar y tratar es de la ‘Minería Ética’, sea grande mediana o pequeña, concepto que va mucho más allá de la que formalmente luce como legal.

Pues una licencia para operar en esta casa común que es el territorio, no necesariamente significa un certificado de buena conducta, ni un salvoconducto para funcionar sin tasa ni medida.

¿Que la minería es un rubro indeseable en la economía colombiana? Por el contrario, bienvenida sea, desde que se trate de ‘Minería Ética’. Esa es la que necesitamos como Nación y como aparato productivo genuinamente sostenible.

Ello significa, en esencia, que sea respetuosa de la opinión libre y la vocación de las comunidades, de la normatividad, y del medio ambiente, que es patrimonio de naturaleza superior para la población de hoy y de mañana.

Y por encima de cualquiera otra consideración, que no caiga en las fauces codiciosas de lo que alguna vez le escuché a un gran amigo peruano, “La regla de Oro: el que pone el oro, pone la regla”. Sabia enseñanza que a diario sale a flote por lo que sucede cotidianamente en este país del Sagrado Corazón por allá y acullá.

Se trata, ni más ni menos, del elemento destructor de la democracia representativa, y de su transformación en plutocracia. Como así mismo lo hemos sufrido con el reinado de las drogas.

Cabe poner de presente, y en la práctica, la definición imbatible de sostenibilidad que planteó la señora Gro Harlem Brundtland, ex primera ministra de Noruega, hace 43 años: satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones del futuro para atender sus propias necesidades.

La ‘Minería Ética’, grande mediana o pequeña, es aquella que no compra a la opinión a través de dádivas a las poblaciones locales; o a los medios de comunicación; o a sus reporteros; o a sus concejales; o a sus mandatarios; o a quienes fungen de dirigentes gremiales o cívicos; o a sus representantes en las corporaciones públicas.

La ‘Minería Ética’ es aquella que va de la mano de la ciencia y la tecnología, de la academia universitaria, de la moral. Esto es, en últimas, del baluarte más confiable a fin de garantizar el genuino bienestar sostenible de los habitantes de este valiosísimo pedazo del planeta.

Carlos Gustavo Cano
Profesor de la Universidad de los Andes, director de Ecopetrol, ex director del Banco de la República y ex ministro de Agricultura.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes