Otros Columnistas
columna

La promesa de Blockchain merece entusiasmo con cautela

Foro Económico Mundial colaboró con el BID y la Oficina del Inspector de Colombia en el estudio de la tecnología de Blockchain para la contratación.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 19 de 2020
2020-06-19 03:21 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En todo el mundo, los gobiernos asignan anualmente un estimado de USD 9,5 billones a la contratación pública, un promedio de aproximadamente 15 % del PIB nacional. Este dinero se destina a bienes y servicios públicos, tales como la construcción de carreteras y la prestación de servicios de salud, pero también tiende a colmar los bolsillos de funcionarios del gobierno corruptos, ejecutivos de empresas y otros involucrados en el proceso de contratación. El problema es casi universal.

La ONU y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estiman que, por causa de la corrupción, se pierde entre el 10 % y el 30 % del valor global de un contrato público. Estas cifras han llevado al Banco Mundial a concluir que "restringir la corrupción en materia de adquisiciones puede representar uno de los programas de desarrollo económico más eficaces que un país puede adoptar".

Si bien el grado de corrupción en la contratación varía entre países, las causas son comunes: contabilidad inadecuada, bajo nivel de rendición de cuentas públicas, interacciones repetidas y cercanas entre funcionarios de gobierno y del sector privado y procesos sometidos a una dirección central. Estos factores combinados generan un proceso opaco, complejo y de alto valor, vulnerable a la corrupción.

El nuevo informe del Foro Económico Mundial, Exploring Blockchain Technology for Government Transparency: A Blockchain-Based Public Procurement System (Explorando la tecnología de Blockchain para la transparencia gubernamental: un sistema de contratación pública basado en Blockchain), es el estudio más exhaustivo de la viabilidad y el valor de la tecnología de blockchain para la contratación pública y para la corrupción en el sector público en general.

El Foro ha colaborado con la Oficina del Inspector General de Colombia y el Banco Interamericano de Desarrollo para crear un sistema de contratación de blockchain público, sin necesidad de permisos, basado en Ethereum. (Con la asesoría técnica de expertos de la empresa de seguridad de Blockchain, Quantstamp, y la Universidad de California, Berkeley).

La prueba de concepto, desarrollada por ingenieros en la Universidad Nacional de Colombia, está diseñada para seleccionar proveedores para el programa de comidas escolares de Colombia, el Programa de Alimentación Escolar, que alimenta a jóvenes de bajos ingresos, y que en años recientes se ha vuelto el centro de varios escándalos de corrupción en torno a precios excedidos de manera exponencial y la falta de entrega de decenas de millones de comidas.

Los objetivos del proyecto son dobles: identificar el valor de blockchain en el aumento de la transparencia y la rendición de cuentas en la contratación pública y acelerar la investigación y la experimentación similares en todo el mundo.

¿POR QUÉ BLOCKCHAIN?


La magnitud y la extensión de la corrupción en la contratación no son nuevas. Los países y las localidades han intentado impedir este comportamiento durante años mediante la codificación de normas y la aplicación de prohibiciones y procesos formales, pero esto solo ha elevado los costos de la corrupción en lugar de disuadirla. La fragilidad del Estado de derecho o la voluntad política limitada suelen coartar la eficacia de tales medidas.

La contratación basada en Blockchain ofrece a los gobiernos la posibilidad de desinfectar, o liberar de la corrupción, sus procesos de contratación mediante una "luz solar inducida de manera tecnológica".

La tecnología Blockchain hace posible la contabilidad permanente y a prueba de alteraciones, la transparencia y auditabilidad en tiempo real y los "contratos inteligentes" automatizados. Esto aumenta la uniformidad, la objetividad y la transparencia.

Por ejemplo, la tecnología Blockchain dificulta la eliminación de registros de licitaciones y comentarios públicos, o la alteración de licitaciones u ofertas públicas. Esto descentraliza la toma de decisiones, la supervisión y la contabilidad, mejora la transparencia y delega en otros el poder de las autoridades que pueden ser propensas a la corrupción.

La prueba de concepto dirigida por el Foro Económico Mundial facilita a los proveedores y licitadores realizar los procesos de licitación y evaluación de proveedores en la tecnología Blockchain de Ethereum, y a la vez, permite que terceros tales como periodistas y ciudadanos supervisen e indiquen actividades riesgosas en tiempo real. El software incluye varias funciones automatizadas, tales como un mínimo de períodos de licitación y comentario público e "indicadores rojos" automáticos para alertar a la Oficina del Inspector General de Colombia sobre actividades potencialmente corruptas.

Durante la pandemia de COVID-19, muchos gobiernos comenzaron la contratación directa de emergencia para adquirir los servicios y suministros de salud necesarios. Estos contratos son especialmente de alto riesgo, ya que se otorgan demasiado rápido en ausencia de una licitación competitiva. Los sistemas de contratación electrónicos de nueva generación, entre ellos los desarrollados con la tecnología blockchain, pueden registrar la actividad de contratos directos de manera permanente, segura y automatizada para una posible reducción del riesgo de que avance la corrupción.

MOVILIZACIÓN DEL PODER DE LA GENTE 

El potencial anticorrupción de Blockchain mejora cuando se empareja con un público comprometido. El informe del Foro enfatiza la importancia de movilizar a la gente para convertirse en supervisores de la contratación. Organizaciones como Partnership for Transparency Fund (Fondo de Alianza para la Transparencia) y Transparency International han desarrollado modelos de "supervisión" que pueden adoptarse de modo generalizado o en casos particulares.

LECCIONES PARA EL FUTURO 

La tecnología Blockchain no es una panacea anticorrupción. Ninguna tecnología, inclusive blockchain, puede eliminar el riesgo de corrupción de ciertas actividades humanas que ocurren fuera de la plataforma electrónica, como el soborno y la connivencia. El cambio cultural, la elaboración fundamentada de políticas y el compromiso político sostenido son esenciales para disminuir sustancialmente la corrupción en la contratación.

A pesar de los beneficios, existen múltiples desafíos con las redes de blockchain totalmente públicas y sin permisos como Ethereum.

La presencia de criptomonedas puede plantear problemas que van desde barreras jurídicas o normativas hasta la exposición involuntaria de las identidades de los proveedores durante la licitación anónima. Además, la tecnología blockchain totalmente pública y sin permiso tiene limitaciones con respecto a la capacidad de crecimiento de las transacciones, pero esto puede resolverse mediante desarrollos tecnológicos futuros o configuraciones alternativas que involucren redes "privadas" o "híbridas".

En lo que respecta a la contratación pública, la promesa de blockchain merece entusiasmo con cautela y experimentación considerada. El objetivo general del informe del Foro es proporcionar un análisis promisorio, aunque realista, de cómo blockchain puede llenar el vacío actual en la rendición de cuentas y la transparencia en la contratación pública, y ofrece a los gobiernos un marco técnico para hacerlo.

Rachel Davidson Raycraft
Coautora del informe, Facultad de Derecho y Escuela de Liderazgo y Políticas Públicas Frank Batten de la Universidad de Virginia

Ashley Lannquist
Líder de proyecto, Tecnología de Blockchain y Contabilidad Distribuida, Foro Económico Mundial

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes