Otros Columnistas
coyuntura

Las claves del éxito de la campaña sobre vacunación en Israel

Hoy, luego de más de un mes del inicio de la operación, este país cuenta con la tasa más alta de vacunación per cápita del mundo.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
enero 28 de 2021
2021-01-28 04:58 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El Covid-19 es un invitado no deseado en todo el mundo. Por fortuna desde el inicio decenas de compañías farmacéuticas de diferentes países trabajaron arduamente para encontrar una vacuna que combatiera el Coronavirus. En el momento en que las empresas Moderna y Pfizer anunciaron un éxito impresionante del 90-95 % en la efectividad de las vacunas, en Israel comenzamos a soñar con el ‘principio del fin’ del control del virus en nuestras vidas.

Gracias a una conexión preliminar con las empresas farmacéuticas, Israel firmó varios acuerdos y con el feliz anuncio del éxito de los ensayos, amplió rápidamente el acuerdo que ya tenía con Moderna y firmó un acuerdo integral con Pfizer.

La campaña de vacunación en Israel contra el coronavirus, denominada “Dar un hombro”, comenzó el 19 de diciembre con la vacunación del Primer Ministro Benjamin Netanyahu y continuo con el personal médico del Hospital Ichilov de Tel Aviv, uno de los hospitales más grandes de Israel.

Hoy, tras más de un mes del inicio de la operación, Israel cuenta con la tasa más alta de vacunación per cápita entre los países del mundo. Hasta ahora, hemos vacunado a más de 2,67 millones de nuestros ciudadanos, la mayoría pertenecientes a poblaciones en riesgo y equipos médicos (entre ellos, más del 80% de los adultos mayores de 60 años y más del 40% de los mayores de 40). Esperamos vacunar a todos los ciudadanos antes de finalizar el mes de marzo.

Ahora, la pregunta obvia es, ¿cómo es posible este éxito sin precedentes? La respuesta, en nuestra humilde opinión, consta de tres partes principales que detallaré brevemente:

1. El sistema de salud israelí

Durante más de un cuarto de siglo, ha existido una “ley de salud estatal” en Israel, cuyo propósito es cuidar la salud de todos los ciudadanos israelíes y no dejar a nadie atrás por una razón u otra. Según la ley, todo ciudadano de Israel está obligado a contratar un seguro médico estatal a través de las HMO (Organizaciones de Mantenimiento de la Salud). El monto mensual pagado es diferencial, dependiendo de la capacidad financiera de cada asegurado, pero los servicios que reciben todos los asegurados son iguales en calidad. Cuando las vacunas de Pfizer llegaron a Israel, se distribuyeron diferencialmente entre las HMO y los distintos hospitales. Cada asegurado podía acceder, con cita previa, a las HMO más cercana a su casa y vacunarse.

A esta excelente infraestructura se suma el hecho de que el sistema de salud israelí está muy avanzado y se caracteriza por un alto nivel de digitalización, este hecho ha permitido que prácticamente todas las sucursales de HMO en todo el país se comunicaran de inmediato por medios digitales con cualquier asegurado en riesgo y le permitieran concertar una cita para una vacuna o incluso llamarlo de manera proactiva para que se vacunase. La combinación de la infraestructura logística desarrollada y la digitalización fue un factor extremadamente importante que permitió la efectividad y velocidad de la vacunación.

2. La cooperación con empresas farmacéuticas

Gracias a la entrega regular de vacunas de Pfizer y las de otras empresas, Israel se está convirtiendo en un laboratorio global conjunto para las compañías farmacéuticas y los gobiernos mundiales.

De otro lado, desde un punto de vista más estratégico, una vacunación rápida de la mayoría de la población en un país pequeño como Israel (nueve millones de habitantes), puede constituir de hecho un excelente piloto médico y científico para las compañías farmacéuticas.

3. La ventaja geográfica y demográfica

Israel tiene varias características que han contribuido enormemente al éxito de la campaña de vacunación.

Primero, geográficamente, Israel es un país pequeño, con una infraestructura de carreteras muy desarrollada. Así, logísticamente el país tiene la ventaja de difundir las vacunas de norte a sur y de este a oeste en el mínimo tiempo posible, asegurando todas las estrictas reglas de almacenamiento de la vacuna.

De otro lado, la sociedad israelí es una sociedad joven. La población de riesgo no es particularmente grande y se puede vacunar en un tiempo relativamente corto.

Además, los israelíes tienen una clara orientación mediática. La mayoría de nosotros consumimos noticias a diario, si no cada hora. Los propios medios ven su trabajo como una especie de misión nacional, por lo que presionaron para que se trajera la vacuna a Israel y alentaron al público a que viniera y se vacunase lo antes posible. Esto logró crear una masa crítica de simpatía por las vacunas y el miedo a ellas disminuyó. El resultado: el pueblo de Israel está acudiendo en masa a vacunarse.

Finalmente, es imposible no mencionar el espíritu israelí y el gran deseo de todos los involucrados de sacar a Israel de la actual crisis por el Covid-19 lo antes posible. Desde el Primer Ministro, que llamó él mismo a los directores ejecutivos de Pfizer y Moderna e insistió en comprar las vacunas y la fecha de entrega, o de los médicos dedicados que trabajan día y noche, o de las enfermeras que trabajan incansablemente para vacunar a todo aquel que lo necesite.

Desde el inicio de la pandemia, Israel emergió como nación líder en la lucha global contra el Coronavirus, aprendiendo de las experiencias de otros y compartiendo la suya con el resto del mundo. Israel espera seguir compartiendo su experiencia con un país hermano como Colombia que pronto iniciará su campaña de vacunación. #JuntosSaldremosAdelante.

Christian Cantor
Embajador de Israel en Colombia


Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes