close
close
Otros Columnistas
Columnista

Las mujeres y el poder

La discusión sobre la participación de las mujeres en política va de la mano con la de la posición de las mujeres en posiciones de liderazgo.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
septiembre 19 de 2022
2022-09-19 09:34 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El 7 de septiembre en la sesión del parlamento británico, después de felicitar a la primera ministra Truss por su designación, la parlamentaria Theresa May, le preguntó, “¿por qué cree usted que las tres primeras ministras que ha tenido este país hemos sido conservadoras?”. La intervención, que no duró dos minutos, despertó todo tipo de reacciones, incluyendo varias preguntas. La pregunta obvia, pero más difícil de contestar es, ¿por qué nos sigue dando miedo que las mujeres tengan poder?

Empecemos por una necesaria aclaración. No creo que los partidos conservadores permitan un mayor acceso a las mujeres al poder que otros, y menos aún, que, de llegar a ser cierto, sea por el hecho de ser conservadores. Si algo hemos visto una y otra vez es que los techos de cristal y las barreras de acceso siguen vigentes para todas. Mientras a ministras de izquierda las desacreditan por su tono de voz o por su vehemencia, a consejeras de derecha las exponen en el escarnio público por su vida privada, y las críticas llueven de todas las trincheras. La discusión política parece llevar a todos lados menos al único que debería importar en este caso, el de las ideas.

De la misma manera que los partidos de derecha dejan de lado discusiones de fondo sobre los derechos de las mujeres precisamente por su conservatismo, los de izquierda piden que se ponga por encima de las demandas de las mujeres, las cuestiones “más importantes” de la lucha de clases. En ambos casos se desprecia el debate sobre las mujeres y se pone en entredicho nuestra capacidad. Hemos sofisticado nuestro machismo y a pesar de tener formas cada vez más sutiles, sigue igual de presente y contundente.

En el informe de Brechas de Género Globales del Foro Económico Mundial, el pilar de Empoderamiento Político es el de peor desempeño y el único que retrocedió entre 2020 y 2021. Mientras la brecha global de género en todas las dimensione es de 67,7%, en participación en política, la brecha global es de 21,8%. No en vano, solo el 26,1% de los puestos parlamentarios en el planeta están ocupados por mujeres.

La discusión sobre la participación de las mujeres en política va de la mano con la de la posición de las mujeres en posiciones de liderazgo en el mundo corporativo. En ambos casos, estamos hablando de acceso a poder. Como era de esperarse, el segundo peor indicador en este mismo índice es el de la participación económica en el que la brecha global es de 58,3%. Hay mejores formas de explicar porque Tatcher, May y Truss son las únicas primeras ministras que ha tenido Gran Bretaña (el color de su piel, su posición socio económica, la posibilidad de repartir la carga de cuidado con sus parejas) diferentes al partido al que pertenecen. En todo caso, tres primeras ministras en más de 100 años de poder ser elegidas, es muy poco. Y eso que no estamos hablando del resto del mundo. Por el momento, habría que reformular la pregunta de May, ¿por qué es que solo ha habido tres primeras ministras en este país?

Cristina Vélez Valencia 
​Decana Escuela de Administración
Universidad EAFIT

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes