Otros Columnistas
análisis

Lo cooperativo socialdemócrata vs lo mercantil neoliberal

El contraste entre el crecimiento económico de los países del EA con otros se extiende ahora al contraste en el manejo de la pandemia con USA.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
marzo 31 de 2020
2020-03-31 04:43 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Como para la catástrofe climática la arquitectura institucional internacional carece de los mecanismos necesarios para enfrentar esta otra crisis global de la pandemia (que llama también a una solución coordinada global).

El limitar la coordinación al mercado avanzado con la ola neoliberal desde la crisis de 1974, la confianza generalizada a la Hayek de que el mercado da solución a todos los problemas de coordinación social, se tradujo en un debilitamiento de la red institucional que a nivel internacional y nacional contribuía a la estabilidad, equidad y cohesión sociales. El poder económico-político olvido su aversión al riesgo y su preocupación por los más débiles y erosionó la red institucional que estabilizaba a las economías y protegía a los pobres, pues la búsqueda empresarial de beneficios haría esa red institucional superflua (estos se filtraran irrigando a todos: trickle down economics). El enfoque cooperativo en las relaciones internacionales ha sido golpeado por los absurdos de Trump y a menos de que G20 si asuma el liderazgo los esfuerzos del FMI (necesaria emisión de DEG) se verán limitados. Una respuesta coordinada permitiría una movilización y asignación de recursos más cooperativa (China y Cuba).

Este statu quo será dramático para muchos países como Irán y Palestina, sujetos al embargo americano e israelí, como también Siria abandonada por occidente a sus problemas de refugiados etc. Lo que puede ser la pandemia en el gueto de Gaza y en los campos de refugiados sirios o en África en DRCongo y SSudan da escalofrío.

El contraste entre el crecimiento económico de los países del EA con otros (como LAmerica) se extiende ahora al contraste en el manejo de la pandemia del coronavirus con USA. El éxito de la estrategia de Corea, Singapur Taiwan, Hong Kong enseña: screnning por temperatura, control (multas, aislamiento social), test masivos, información vía celulares, rastreo de contactos, equipo hospitalario (protector, respiradores). En la Europa del Norte Luterana (Escandinavia y Alemania), la muy extendida disponibilidad de los test se manifiesta en tasas altas de infección (las verdaderas no las subestimadas por falta de test que permiten al monstruo crecer desapercibido) con muy bajas de mortalidad debido al equipo y sistema hospitalarios (que está duplicando). El contraste del manejo de la epidemia en USA vs China/Corea cuestiona los supuestos ideológicos sobre los que se ha basado el crecimiento capitalista en las últimas cuatro décadas de hegemonía neoliberal, lo que se ha traducido en la carencia de una institucionalidad capaz de enfrentar crisis como la climática y el covid19 pues la hiperglobalización o su versión NL se adelantó sobre la premisa de que todos seriamos felices si copiábamos la practica capitalista y la institucionalidad y funcionamiento social individualista de los americanos (globamericanización).

Pero otro tipo de capitalismo, cooperativo organizado surgió de la conciencia política de la incapacidad del mercado de resolver problemas fundamentales de la coordinación económica y social. En éste, el mercado se imbrica con una institucionalidad cooperativa, coordinación extra-mercantil que dio lugar al crecimiento más espectacular de la historia con casos como Singapur, Corea y China, mostrando (como lo habían hecho Alemania y Japón en sus milagros de la postguerra) que lo estratégico colectivo (Portfolio Mayo/08) permitió al Este Asiático (EA) resolver mejor los problemas del desarrollo capitalista e inserción competitiva en la economía global.

A esto contribuyó el elemento cultural. El asiático del Este piensa en colectivo, lo que se traduce en disciplina social y ética del trabajo, capital social que se manifiesta en instituciones de acción colectiva que compensa la falla de mercado complementándolo y organizándolo. Estas formas de acción colectiva y el papel crucial de la institucionalidad cooperativa fueron también desarrolladas en las socialdemocracias luteranas de norte de Europa aunque con diferentes orígenes. En la sociedad japonesa la responsabilidad personal frente al colectivo es determinante del funcionamiento social (confusionismo y budismo). En la Europa del Norte Luterana las raíces vienen de la afirmación por Lutero de la autonomía de la conciencia individual vía Kant con su visión de la libertad como racionalidad de la universalización de la regla de oro de Jesús sobre la consideración por los demás, principio que se manifestó en la economía social con control democrático de los mercados confluyendo con ideas desde socialistas (Hilferding) hasta la economía social de mercado (Ebert). Ambas sociedades construyeron un capitalismo distingo del anglosajón introduciendo elementos cooperativos que no solo permitieron un crecimiento más inclusivo, sino también resolver mejor problemas sociales como la catástrofe climática y la pandemia del covid9.

En esta última, el éxito de una estrategia de muy extendidos test se ve tanto en NorEA como en Europa norte combinando contención y diagnóstico temprano (termómetros infrarrojos y disponibilidad de test) con capacidad hospitalaria. Estamos atrapados en el tradeoff control vs duración/economía (costo de la prolongación), el cual es más estrecho en países como nosotros que en países con más margen por sus sistemas con capacidad más alta, y ese déficit nos fuerza sin remedio a bajar la pendiente de la curva de infección para no sobrepasar la limitada capacidad del sistema, prolongando así los costos económicos. Las previsiones varían (desde Trump/Duque Abril empresas/colegios), pero suponiendo plausiblemente que salimos en los tres trimestres de este año, la actividad económica restringida traerá costos enormes en ingresos y empleo, costos masivos de la conjunción de las crisis de salud y económica.

No cabe duda de que se requieren medidas atrevidas en materia fiscal como lo han hecho Alemania, USA y UK, hace rato deberíamos haber adelantado aquí una inversión masiva en equipos de detección/diagnóstico/tratamiento, incluyendo además personal y equipo de protección para este. Lo anunciado sobre el FOME va en la dirección correcta pero como toda la respuesta es ‘too little too late’, la magnitud es insuficiente para los costos de lo que podrá ser una paralisis económica de tres trimestres, y ¿tenemos los mecanismos de focalización que evitarán que los bancos no usen esos recursos para sus objetivos y en las condiciones de costo y riesgo de su conveniencia (empresas) garantizando que los recursos si lleguen a empresas/hogares vulnerables?

Ricardo Chica
Consultor Desarrollo Economico
Economic Development Consultant


Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes