¿Los correos que dejarían inocente a Rafael Correa?

Estos mensajes evidenciaría que opositores orquestaron ilegalmente la interceptación para infiltrar las comunicaciones del presidente Correa.

Rafael Correa en el aeropuerto de Manta, lugar del terremoto.

Archivo particular

POR:
Portafolio
noviembre 06 de 2018 - 07:36 p.m.
2018-11-06

En los últimos días se han dado a conocer en los círculos cercanos al juicio del presidente ecuatoriano Rafael Correa, el cual tendrá audiencia de imputación de cargos el próximo miércoles, varios correos electrónicos en los que el acusador podría pasar a la condición de acusado. Fernando Balda, el supuesto opositor del entonces presidente de Ecuador, quien lo señala de ser el autor intelectual de su secuestro, aparece según estas evidencias como la persona que orquestó ilegalmente los delitos de interceptación para infiltrar las comunicaciones del presidente Correa.

En estos correos queda aparentemente en evidencia la manera en que Balda se quedó con un dinero que le habrían entregado unos opositores del presidente ecuatoriano que tenían influencias en los organismos secretos de ese país. Todo parece indicar que la historia que se conocerá, gracias a la existencia de estos correos, consiste en demostrar cómo llegó Balda a Colombia y cuál fue el modus operandi para contactarse con expertos colombianos en interceptaciones o ¨chuzadas¨ para tener acceso a las comunicaciones del presidente Correa y las de sus más cercanos colaboradores.

Este extraño personaje, que se hace parar por asambleísta fue quien organizó la forma de interceptar las comunicaciones del presidente Rafael Correa y quien de ser cierta esta información habría sido el autor de los delitos de interceptación ilegal de los teléfonos del gobierno ecuatoriano. Según las pruebas que se derivan de estos correos, Balda proponía la forma de obtener un listado de teléfonos y prometía “disparar” noticias con el fin de enganchar otros contactos telefónicos y, aparte de eso, exigía que le reportaran los números de los personajes que serían sus objetivos.

El trabajo para lograr las interceptaciones negociadas consistía en que Balda entregaría a su interlocutor Jorge Gómez la suma de $ 2.000.000 por aparato interceptado y $ 1.000.000 para el mantenimiento de la interceptación, sobre el que ofrecía entregar reportes diarios. De otro lado se ha sabido que Fernando Balda nunca ocupó cargo en la Asamblea de Ecuador y tampoco era conocido como opositor al gobierno de Correa.
Hasta donde se han adelantado las investigaciones se revela que Balda en Colombia logró vender el cuento de que había sido asambleísta y de esa forma consiguió engañar inclusive al propio José Obdulio Gaviria, la mano derecha del entonces presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez.

Se sabe en los círculos investigativos que el interlocutor era Jorge Enrique Gómez Tascón, un empresario colombiano nacido en Santa Rosa de Cabal con importantes negocios con el Ministerio de Defensa en Colombia, para el que proporcionaba equipos, maquinaria y software apto para interceptar teléfonos. Este comerciante se hizo famoso por haber dejado en la quiebra a su esposa en los negocios que manejaba en la bolsa y además que su nombre apareció recientemente en los Panamá Papers. En los Correos Balda menciona a un Enrique que al parecer lo presiona por el trabajo con otros Black Berry que serían chuzados y en los que dice que son urgentes estos resultados ya que de eso depende un nuevo pedido para otros 3 Black Berry y que debe producir resultados con ese encargo.

En estos correos quedaría clara evidencia de que Fernando Balda fue quien desde Colombia interceptó las comunicaciones del presidente Rafael Correa. También se deduce que fue protagonista de una estafa a miembros de la oposición ecuatoriana por lo que habría sido estos quienes intrigaron el pedido a Colombia para que fuera deportado. Balda según estos correos recibió 300.000 dólares para la compra de equipos sofisticados con destino a chuzar los Black Berry del gobierno de Ecuador y infiltrar las comunicaciones de Correa. De acuerdo con ellos Balda incumplió y con Jorge Gómez se habría quedado con ese dinero.

Siga bajando para encontrar más contenido