Otros Columnistas
COYUNTURA

Medicinas: menos tiempo de registro reduce los costos

Fórmula para que el Estado optimice sus recursos.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 03 de 2019
2019-06-03 07:48 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El mercado farmacéutico en Colombia está valorado en US$5.000 millones aproximadamente. Es el cuarto más grande de la región después de Brasil, México y Argentina. Sin embargo, después del efecto de las devaluaciones en esta última nación, Colombia pasará a ser el tercer mercado más grande de la región.

En el país se comporta de manera diferente versus el resto de los mercados en el sentido de que en casi todos, el segmento privado es más grande que el institucional (66% privado vs 34% institucional en Brasil, 68% privado vs 32% institucional en México y 75% privado vs 25% institucional en Argentina por ejemplo), reflejando así la clara dinámica de esos mercados en donde el paciente va a la farmacia y compra las medicinas prescritas por su médico de su propio bolsillo y el segmento institucional está dedicado principalmente a la compra de un único ente: el gobierno.

Colombia junto con Chile quizás son los mercados farmacéuticos de Latinoamérica más desarrollados en este sentido. Sus sistemas de salud institucionales brindan acceso a la mayor parte de la población a través de un canal de prestadores de salud privados regulados por el gobierno. En este contexto, Colombia tiene una participación privada del 40% y una institucional del 60%. Para quienes hacen parte de la industria farmacéutica tienen que entender que los mercados funcionan de manera distinta y deben adaptarse, y crear mecanismos de acceso en cada uno de ellos. Sin embargo, mientras un registro sanitario de un producto puede ser otorgado desde 6 meses como es el caso de México o Ecuador; en Colombia hay una oportunidad para reducir los tiempos de registro de productos farmacéuticos que por ahora están en 12 o 18 meses.

El ente regulador ha implementado nuevas formas de recortar estos tiempos que son bienvenidos y apreciados por la industria, sin embargo, por la alta demanda de los mismos, tenderán a colapsar. Una reducción en los tiempos de registro significaría que productos con menor precio puedan ser parte de una reducción de los costos de operación de todo el sistema institucional colombiano, sin necesidad de una menor calidad de los mismos.

También podría significar un aumento de la inversión extranjera ya que al momento el punto de equilibrio de los nuevos emprendimientos farmacéuticos depende en alto grado de la velocidad de lanzamiento de nuevos productos para crear una masa de negocio que pueda soportar la alta carga operativa que implican este tipo de emprendimientos y, por tanto, un aumento del ingreso al estado en forma de impuestos generados por estos nuevas iniciativas.

Normalmente los tiempos de obtención de registros son una función de la cantidad de manos y cabezas que tienen los entes reguladores para la revisión de la documentación que respalda a los productos sometidos y normalmente son recursos limitados.

En México, por ejemplo, para resolver el problema se permitió la aparición de los “terceros autorizados” que son agencias certificadas por el ente regulador para hacer la revisión de la documentación de respaldo de los productos sometidos. Es la industria la que paga por los servicios a estos terceros autorizados a quienes les toma 3 meses en promedio hacer la revisión de la documentación. Una vez auditada y sometida, al ente regulador le toma 3 meses aprobar el producto. Quizás esta fórmula o una variante podría implementarse en Colombia y compañías de alta calidad y bajo costo pudiese ayudar a bajar los costos de salud del Estado.

Esteban Abad
Vice President & Head Upper LATAM
Glenmark Pharmaceuticals

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes