Otros Columnistas
Análisis

¿Medidas: muy temprano o tarde?

Lo grave hacia el futuro es que la crisis económica y la fatiga social se profundizan.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
julio 14 de 2020
2020-07-14 10:21 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Voy a cuestionar planteamientos hechos por un apreciado colega, Mauricio Reina, en el sentido de que desfasamos el confinamiento hacia demasiado temprano: si algo estuvo desfasado fue hacia el atraso, aunque si entramos al tiempo que la mayoría de los países, todos fueron criticados por no pellizcarse a tiempo (esta crítica de haber confinado muy rápido si es novedosa).

Está claro que haber seguido dejando entrar vuelos de los países más infectados (Italia y España) fue fatal para Bogotá, donde la infección se extendió de los barrios de los viajeros a los de los trabajadores de servicios que continuaron exponiéndose (que tal que IDuque hubiera acallado a CLopez!)¿Hubiera sido preferible dejar seguir a la epidemia su curso exponencial explosivo y colapsar los sistemas de salud, cuando hubo acuerdo universal que solo mitigando para modular se podía impedir este colapso? Los costos del confinamiento han sido sin duda pavorosos, pero incluso desde el punto de vista económico los de una explosión en la pandemia hubieran sido superiores.

Sostener que confinamos muy temprano supone o bien que 1) confinar más tarde no hubiera sido tan costoso; o bien que 2) el costo de confinar en actividad económica perdida era más alto que el de esperar. Veamos: 1) el costo de retrasos en un par de semanas se apreciaron muy bien en Europa (Italia/Lombardía, España, UK), Américas (Trump, TX/FL, Bolsonaro) y Asia (China lanzando vectores por todo el mundo ocultándo). Se lo ha modelado en Alemania (en términos de lo que se ganó confinando) y en China (en términos de lo que se perdió demorando), en ambos 85% de infectados en 3 semanas; solo imaginemos el conterfactual de que China hubiera reaccionado y promulgado la información a tiempo en vez de ocultarla/reprimirla y las medidas de contención hubieran empezado 3 semanas antes evitándonos los costos en vidas humanas y en bienestar económico que nos impuso.

Asimismo hoy para los gobiernos de UK y Suecia que pospusieron conscientemente el confinamiento basados en la idea de una supuesta herd inmunity, eso fue un error garrafal.

Hay consenso sobre que el confinamiento es absolutamente necesario en ausencia de las condiciones de testing-rastreo-aislamiento en razón de la inmensa proporción de asintomáticos. Dada nuestra carencia de capacidades en esta dirección (Corea no tuvo que enfatizar en aislamiento por tenerlas) el aislamiento era la única opción, y el ligero aplanamiento logrado protegió el sistema del colapso por el flujo de enfermos; otra cosa es que o no ha habido disciplina/responsabilidad (o capacidad cuando el problema es de hambre) social, ni comunicación/pedagogía clara sobre la situación y el sentido de las medidas (incluyendo a la policía que tiene que implementarlas/imponerlas), y también se cometieron sandeces como el viernes si IVA (seguido de una explosión a las tres semanas).

2) Afirmar que el costo de confinar en actividad económica perdida ha sido más alto que el de esperar dejando avanzar la epidemia significa optar por una combinación de enfermos/muertos vs desempleados/pobreza/destrucción de capital, en el trade-off entre ellos, sesgada a proteger a/de los segundos. Es una escogencia personal/social valida. Pero el hecho es que entramos en la disyuntiva imposible ya descrita de tener que escoger entre la perdida en bienestar por no prevenir el contagio (muertos por covid, sufrimiento de enfermos, costos de atención, contagio de trabajadores de la salud, impacto de largo plazo en la salud por daño en cerebro, corazón, riñón, pulmones por las embolias, etc.) y el sacrificio en bienestar por la pérdida de ingreso y empleo (agudización de pobreza/miseria, hambruna/angustia de no tener que darle de comer a los hijos al día siguiente: la vida de incertidumbre del informalizado y marginalizado extendida al desempleado).

Claro, la incertidumbre sobre si me voy a enfermar frente a la certeza de que estoy ilíquido sesga la escogencia individual hacia menos aversión al riesgo de contagio, igual que para los gobiernos son más costoso electoralmente los costos económicos (lo cual explica la renuencia de los de Lombardía UK y USA a confinar, con costos de salud y económicos ingentes).

Pero al comparar costos, el costo de aislar es enorme pero los costos económicos de una explosión serian monumentales: perdida de capital humano, costos de atención más los del inevitable aislamiento posterior (de no ser Yemen donde mueren como moscas); y definitivamente es menos costoso testar/rastrear/aislar que tratar en UCI.

Pudiera haber el alivio de que el cuello de botella no sean los respiradores, por no ser siempre convenientes/necesarios (siendo suficiente oxígeno y combinación de corticoides y anticoagulantes que protejan los órganos de embolias por la sobrerreacción inmunológica), sino la capacidad instalada de intensivistas. Pero de todas maneras la capacidad del sistema es muy limitada, lo cual hizo imperativa la prevención que bajando la pendiente de la curva epidemiológica lo viene protegiendo de ser sobrepasado

Lo grave hacia el futuro es que la crisis económica y la fatiga social se profundizan pero los limitados avances en Testing-Rastreo-Aislamiento hacen costoso reactivar pues a pesar de los esfuerzos de distanciamiento y bioseguridad la pavorosa contagiosidad del virus (como lo muestran patéticamente FL/TX, y alarmantemente Alemania/Corea) incrementa la probabilidad de una 2ª ola.

Y nosotros no estamos preparados para enfrentarla junto con el desplazamiento del trade-off al de empleo presente vs futuro y mayores costos de crecimiento de largo plazo el cual se ve ya severamente afectado por la perdida de capital (humano, físico, organizacional) y capacidades (por el desempleo) lo que trae consigo una trayectoria del crecimiento por debajo a la previa a la crisis (histéresis).

El problema fiscal se agudizó explosivamente, es cierto, pero como lo argumenté no tenemos más alternativa que seguir gastando/endeudándonos porque más picos desplazan el problema del empleo al futuro y la mayor pérdida de capacidades en activos productivos y capital humano harán imposible generar el ingreso que permitirá pagar esa deuda.

¿No es más económico un ingreso básico que la explosión de la pandemia que va producir concentraciones de personas lanzadas al rebusque (centros de Bogotá/Medellín), e invertir en preservación en lugar de en reconstruir?

Ricardo Chica
Consultor Desarrollo Económico

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes