Otros Columnistas
columnista

Mitos del emprendimiento femenino

La propuesta es resignificar prejuicios, derrumbar mitos y transformar juntos.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
julio 27 de 2021
2021-07-27 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Urge romper mitos y crear condiciones equitativas de financiamiento, formación y conexión para crear nuevas realidades de inclusión de las mujeres en el ecosistema de emprendimiento, innovación social e inversión.

El primer mito a derrumbar es que las emprendedoras no son parte del cambio. El informe del Monitor de Emprendimiento Global 2019-2020 indica que, en tiempos económicos desafiantes se enciende el espíritu empresarial, impulsando la creación de empleo. En EE. UU., por ejemplo, las empresas lideradas por mujeres se destacaron como creadoras de empleo y estabilizadoras de la economía poscrisis 2008. La necesidad motiva a las mujeres a iniciar negocios (GEM, 2020). El apoyo al emprendimiento femenino es clave en estos momentos difíciles y de salubridad.

El segundo mito es que el liderazgo femenino es débil: varias investigaciones indican que hay diferencias entre los estilos de hombres y mujeres. Se advierte que el comportamiento es aprendido, condicionado socialmente por el sexo al nacer y, como consecuencia, el estilo de liderazgo puede ajustarse y cambiar. Aclarado esto, la investigación muestra que las diferencias consisten en que el liderazgo de los hombres está más enfocado en lo transaccional, y el de las mujeres, en lo transformacional, las mujeres líderes tienden a fortalecer capacidades de sus equipos de trabajo, establecer condiciones en que todas las partes ganen, escuchar y comunicar para el bien común. En conclusión, no hay debilidad.

El tercer mito es que las mujeres tienen las mismas condiciones que los hombres para emprender: la brecha en el acceso a oportunidades para fortalecer capacidades y el libre desarrollo es amplia entre hombres y mujeres. En Colombia hay 7,2 mujeres emprendedoras por cada 10 emprendedores hombres, lo cual parecería alentador, pero la autonomía económica aún dista de concretarse, requiere que las mujeres obtengan ingresos para superar la pobreza y poder capacitarse. El acceso al mercado laboral, el desarrollo profesional, no deben convertirse en barreras para el logro de sus propias aspiraciones (Cepal, 2016). Hoy las mujeres dedican más del doble del tiempo que los hombres en actividades domésticas y de cuidado no remuneradas. El trabajo doméstico y de cuidado que realizan las mujeres equivale a 15% del PIB en Colombia. Es decir, a pesar de trabajar más, reciben menos remuneración.

Para derrumbar mitos, existen consideraciones de mujeres líderes: la primera es reconocer que “las mujeres debemos superar más barreras, y por eso, hay que manejar un liderazgo que se adapte a las condiciones”. Segundo, “alzar la voz, no podemos ser tímidas”. Tercero, la solidaridad es fundamental y aprovechar la oferta institucional es clave.

Recordemos que emprender es una tarea indistinta y conjunta entre hombres y mujeres, pero no podemos olvidar que hay contextos donde la brecha es difícil de superar. La propuesta es resignificar prejuicios, derrumbar mitos y transformar juntos.

Diana Marcela Puerta López
Directora de la Maestría en Gerencia Ambiental y la Maestría en Gerencia y Práctica del Desarrollo de la Universidad de los Andes.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes