close
close
Otros Columnistas
COLUMNISTA

Normas de la compraventa internacional

Al momento de celebrar nuevos contratos, deben considerar las obligaciones y costos que se asumen desde el punto de vista logístico.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
noviembre 22 de 2021
2021-11-22 09:54 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El comercio mundial está enfrentando un nuevo choque por la pandemia. A su vez, las medidas administrativas adoptadas para contener sus efectos negativos han generado una disrupción de los ciclos logísticos necesarios para el normal funcionamiento del mismo. Esta situación ha provocado escasez de contenedores y con ello un incremento de hasta un 500% en los costos de transporte. 

Consecuentemente, se ha generado un faltante importante de cupos para el transporte marítimo de mercancías, lo que puede conllevar a la incapacidad de entregar y/o recibir de manera oportuna las mercaderías negociadas en los mercados internacionales. Ello supone igualmente un incremento en el riesgo de pérdida o deterioro de las mercaderías que se encuentran en terminales de carga y buques a la espera de ser transportadas o descargadas.

En este escenario es necesario que nuestros comerciantes analicen de manera adecuada sus riesgos y la forma en que la crisis puede afectar el normal desarrollo de los contratos y negocios ya celebrados. También es fundamental que consideren, al momento de celebrar nuevos contratos, las obligaciones y costos que se asumen desde el punto de vista logístico, así como los riesgos y las responsabilidades que les corresponde en relación con las mercaderías. Para el efecto, es importante recordar que en la compraventa internacional existen dos instrumentos que regulan estas materias, esto es, los Incoterms y la CISG.

De una parte, es bien conocido el rol de los Incoterms en el ámbito del comercio internacional; los comerciantes usualmente incorporan estos términos a sus contratos, determinando por esa vía las obligaciones, riesgos y costos que asumen. Así, por ejemplo, si se incorpora el término FOB, el comprador estará obligado a contratar y pagar el transporte marítimo de las mercaderías, lo que de antemano le impone la obligación de verificar si para la fecha de entrega en el país (puerto) de origen contará con la disponibilidad o cupo de transporte requeridos, así como sus costos. La falta de previsión en esta materia llevará al comprador a incumplir con el recibo de las mercancías y, con ello, quedará obligado a indemnizar al vendedor, así como asumir los altos costos que se pueden generar por el depósito/conservación de estas, además de tener que asumir los riesgos de su pérdida o deterioro.

También es importante recordar que en virtud de lo señalado por la Convención de Viena de 1980 sobre Compraventa Internacional (CISG - Ley 518 de 1999), se impone a las partes una serie de deberes. Así, por ejemplo, están obligadas a adoptar las medidas que sean necesarias para conservar las mercaderías. Lo anterior, ante el incumplimiento de la contraparte en la entrega/recibo de las mismas. El incumplimiento de este deber supone la carga de asumir la responsabilidad por la pérdida o deterioro de las mercaderías.

Como se observa, esta situación, que probablemente se extenderá por más de un año, supone la necesidad de analizar los efectos jurídicos que se pueden generar para nuestros comerciantes, así como las medidas de preparación y/o mitigación que estos pueden adoptar para seguir adelante con el normal desarrollo de sus negocios.

MAXIMILIANO RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ
Socio de Sotomonte, Sotomonte & Rodríguez Abogados
mrodriguez@sotomonteabogados.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes