close
close
Otros Columnistas
Columnista

Paliando la crisis con sencillez

Lo básico para un joven es poder obtener un empleo. Evitar quedar en la deshonrosa condición de los que ni estudian, ni trabajan, los Ninis.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
junio 01 de 2021
2021-06-01 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Atribuyen la anécdota al presidente Mariano Ospina Pérez. Le preguntaron: ¿Quiénes son los o las mejores economistas de Colombia? y respondió: “son las madres de familia de Boyacá, con un ingreso bajo y otros medios escasos, atienden las necesidades de alimento, tejen ruanas y cobijas, llevan a sus hijos a la escuela, celebran bautizos y matrimonios familiares, hasta ayudan a vestir el monumento de la semana santa y celebran los aguinaldos.

Vengo de un hogar integrado por una maestra de escuela y un empleado de la banca central. Con altibajos, nunca nos faltó lo básico y fuimos bien educados.

En la clase media, cuando alguien pierde el empleo, la familia mira de qué dispone, reacomoda las rentas y gastos bajo el precepto de “pobres con modestia y humildes sin miseria” de mi abuela, o de aquel un tanto pequeño burgués que repetía de cuando en cuando mi padre, quien tuvo formación económica: “hay que poseer lo básico y un poquitico de lo superfluo”.

Lo básico para un joven es poder obtener un empleo. Evitar quedar en la deshonrosa condición de los que ni estudian, ni trabajan, los Ninis. Ahora son miles, desesperados, humillados, sin experiencia y sin las competencias que demanda el mercado laboral.

Por ello he propuesto el ‘Año doce’ para bachilleres recientes y estudiantes de grado 11. Son cuarenta semanas sin costo para fortalecer competencias que mejoren la empleabilidad juvenil (lectoescritura y disertación, matemáticas, bilingüismo, digitalización y desarrollo sostenible en comunidad).

Se puede iniciar con el Sena y una ‘Preparatoria’ manejada en la universidad como preuniversitario, donde los profesores son estudiantes de último año como voluntariado social que otorga créditos.

Puede ser semi presencial, utilizar los laboratorios de lenguas de la Institución de educación superior y el programa del Sena que es bueno. Contaría con apoyo de RTVC, y emisoras locales. El registro es obligatorio y la inscripción incluye información identitaria y domiciliar. Para las universidades sería una ruta de estímulo a su demanda potencial.

Mis amigos profesores del Externado, Tadeo, La Salle, pedagogos de trayectoria y el propio Sergio Fajardo, profesor del TEC, lo encontraron pertinente y oportuno.
Y en la ruta de la formalización que es el objetivo, diferente a la persecución que ha sido la práctica extendida en Colombia y fue propósito oculto de la siniestrada reforma tributaria, he propuesto la apertura sin costo distinto a un registro plástico de identidad comercial y localización, para que los microempresarios tengan acceso a un registro mercantil básico simplificado, el cual les permitiría utilizar los servicios de arbitraje, capacitación y asistencia técnica grupal o sectorial.

En paralelo, propongo el acceso de los microempresarios informales, autónomos y cuentapropistas al sistema de subsidio familiar previo registro básico y carnetización identitaria y de localización. Estas dos rutas de formalización no entrañan alto costo operativo para los dos sistemas institucionales.

Juan Alfredo Pinto
Economista, escritor
@juanalfreedopin1

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes