Otros Columnistas
Análisis

Pasado, presente y futuro de la financiación global de la salud

Disponer de los recursos suficientes para el sector es un tema de interés global.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 20 de 2019
2019-08-20 10:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

No hay un solo país del mundo que no esté preocupado por el incremento del
gasto en la atención de las necesidades de sus habitantes en materia médica.

En la década de los sesenta, Baumol y Bowen, dos economistas propusieron la existencia de una rara enfermedad, denominada la “enfermedad de los costos”.

En aquellos sectores económicos donde la productividad del trabajo no crece o no cambia dramáticamente, el crecimiento en los salarios conduce a que estos sectores representen cada vez una proporción más alta del gasto agregado de una economía. El sector salud es uno de esos sectores.

Al igual que una sinfonía se debe tocar con los mismos músicos hoy y hace un siglo, una operación o una cita medica o una prueba diagnostica consume más o al menos los mismos recursos en el mundo moderno.

De hecho podría afirmarse que el gasto en salud es un enfermo crónico con múltiples males, además de la enfermedad de los salarios que acabo de describir está el alto costo de los nuevos medicamentos y el aumento en la demanda por servicios de mediana y alta complejidad derivados del envejecimiento poblacional.

Para completar el cuadro, también se ha mostrado que los servicios de salud son un bien normal, es decir en la medida que la gente tiene más dinero más quiere gastar en el.
Con este marco económico en mente, podemos analizar los resultados de un estudio muy novedoso publicado en la revista británica The Lancet quizá la más citada en el mundo de la Medicina. El artículo titulado “Pasado, presente y futuro de la financiación de la salud” muestra de dónde venimos y para donde vamos en materia de gasto en salud. Es importante entender que a nivel mundial existen cuatro grandes fuentes de financiación de la salud: gasto del gobierno, gasto que pagan los ciudadanos directamente de su bolsillo, gasto pagado a través de seguros privados y gasto pagado por donantes internacionales.

EL PASADO

En 1995, hace ya casi 25 años, el gasto en salud mundial se estimaba en 6.9% del PIB. El 87% de ese gasto se quedaba en los países de altos ingresos, el 9.8% en los países de ingresos medios altos, el 2.2% en los países de ingresos medios bajos, y sólo un 0.3% se quedaba en los países de ingresos bajos. Por fuentes, el 57% del gasto provenía del gobierno, el 23% de seguros privados, el 19% del bolsillo, y el restante 1% de ayuda externa.

EL PRESENTE

Entre 1995 y 2016, el gasto en salud global creció a una tasa de 4% anual, con un crecimiento per cápita un poco menos acelerado de 2.7%. La tasa de crecimiento más alta se presentó en los países de ingresos medios altos con un 5.55%, en su mayoría explicado por el crecimiento del gasto del gobierno. Por ejemplo en Colombia en 1995 la financiación del gasto en salud que hacía el gobierno era 55%, y ya en 2016 era 65%. En Colombia el fenómeno favoreció a los ciudadanos ampliamente, puesto que mientras más se financiaba con recursos públicos, menos tenían que poner de su bolsillo. En 1995 el gasto de bolsillo era 38%, y en 2016 21%. Hoy por hoy Colombia es uno de los países del mundo con más bajo gasto de bolsillo. Todo este crecimiento del gasto en salud a nivel mundial, ha implicado que en la actualidad el sector salud represente el 8,6% del PIB mundial.

EL FUTURO

Las proyecciones de este estudio muestran que en 2050 el gasto en salud alcanzará un 9.4% del PIB Mundial. Se prevé que el crecimiento anual será mas lento, alrededor de 1.8%. En términos de la composición se espera que las fuentes de financiación sean cada vez más públicas, con el gobierno asumiendo el 73% de la carga, los pacientes de su bolsillo un 19%, y los seguros privados un 8%. Para Colombia se estima que las fuentes de financiación estarán relativamente estables con un 67% proveniente de fondos públicos, y una recomposición entre gasto de bolsillo (18%) y gasto privado a través de seguros y pólizas (15%).

INEQUIDAD

Una conclusión adicional del estudio es la persistente inequidad de este gasto. Aun con menores tasas de crecimiento y con un involucramiento mayor de los gobiernos en la financiación de los sistemas de salud, en 2050 se estima que solo el 0.6% del gasto en salud se realizará en países de ingresos bajos, donde según proyecciones vivirá el 15% de la población.

La financiación de los sistemas de salud es un tema de interés global. No hay un solo país del mundo que no este preocupado por el incremento del gasto en salud. La tendencia seguirá siendo creciente aunque a tasas más lentas. También queda más claro que el rol de los gobiernos como financiador será creciente. Los ciudadanos pagaremos menos de bolsillo, pero seguramente más vía impuestos y seguros privados.

Colombia no es ajeno a las tendencias mundiales y de hecho al revisar las cifras tiene un sistema de financiamiento equitativo. Así las cosas el problema de la financiación será cada vez más del Ministro de Hacienda y menos del Ministro de Salud. Los sistemas de salud seguirán viviendo la enfermedad de los costos hasta que llegue la cura de la productividad.

Sergio I. Prada
Investigador Asociado Centro Proesa, U. Icesi y subdirector de investigación de la Fundación Valle del Lili.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado