Otros Columnistas
Coyuntura

Perspectivas de la economía en 2021

El PIB de Colombia crecería 5,3% el año entrante.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
diciembre 02 de 2020
2020-12-02 08:50 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Cuando escribimos por primera vez sobre la aparición del SARS-COV-2 (COVID-19) en China, a comienzos de enero, lejos estábamos de sospechar que este virus iba a transformar de forma tan radical el mundo en 2020, y que iba a tocar a tantas familias que han perdido seres queridos, en lo que ha sido, antes que todo, un drama humano.

En lo económico, la aparición del virus, así como las estrategias no farmacológicas para enfrentarlo, como cuarentenas y protocolos de distanciamiento social, tuvieron un efecto disruptivo en la actividad económica sin precedentes.

Los anuncios recientes sobre el desarrollo de varias vacunas para enfrentar el Covid-19 son no obstante una fuente de optimismo. Una vacunación masiva en los países desarrollados podría restablecer los precios de las materias primas a niveles prepandemia, e incentivar los flujos de capitales hacia países en desarrollo.

Adicionalmente, si Colombia logra acceder a algunas de las vacunas en 2021, es posible que tengamos sorpresas positivas en materia de crecimiento, más allá del rebote estadístico que ocurrirá de forma natural una vez que se comparen los niveles de actividad económica del próximo año con los observados en 2020, en particular durante el segundo trimestre de 2021.

Cabe aclarar que estas fuentes de optimismo son inciertas. El año entrante puede ser igual un año retador en materia económica. En nuestro escenario base, sin embargo, favorecemos una recuperación de buena parte de la actividad empresarial, de tal forma que la economía de Colombia alcance un crecimiento de 5,3% del PIB en 2021.

En nuestra proyección base, el PIB mundial tendrá un rebote importante, alcanzando un crecimiento superior al 5%, sustentando en un progreso temprano de las campañas de vacunación en los países desarrollados, una amplia liquidez en los mercados internacionales debido a una política monetaria persistentemente acomodaticia y un eventual paquete fiscal adicional en EE. UU.

En el contexto local, esperamos que buena parte del rebote en crecimiento se deba a una ambiciosa agenda en materia de construcción de obras civiles -gracias a la confluencia de varios programas que incluyen la continuidad de los proyectos de cuarta generación, el inicio de la primera ola de proyectos 5G y de megaproyectos como el Metro de Bogotá, entre otros.

Adicionalmente vemos una recuperación en la construcción de edificaciones residenciales, especialmente en el segmento de ingresos bajos y medios, debido al impulso de los programas de estímulo del Gobierno, así como una recuperación de la inversión en el sector de hidrocarburos, en línea con las mejores perspectivas de precios internacionales.

Anticipamos un crecimiento del consumo privado cercano a 5,0% en 2021, de forma que este rubro recuperaría cerca del 70% de la pérdida evidenciada durante 2020 y aumentaría su aporte al crecimiento del PIB en cerca de 8,0 puntos porcentuales.

Este mayor dinamismo se vería favorecido por la permanencia de la inflación en la parte inferior del rango meta, así como por la recuperación de los niveles de confianza del consumidor, y en especial de la disposición a comprar bienes durables y semi-durables
La recuperación de los indicadores del mercado laboral, así como la extensión de algunos programas de transferencias monetarias que han ayudado a compensar la pérdida de ingresos de los hogares más vulnerables serían factores adicionales que impulsarían el desempeño del consumo privado.

Al respecto cabe resaltar que, aunque estimamos una reducción promedio de 1,3 p.p. en la tasa de desempleo a nivel nacional, en línea con el mayor dinamismo de la actividad productiva, anticipamos una recuperación heterogénea en el mercado laboral.

La nueva normalidad y la persistencia de incertidumbre en algunos sectores no permitirían que se recuperen todos los empleos perdidos, por lo que la tasa de desempleo tardaría algunos años en regresar a los niveles observados antes de la pandemia. Para acelerar la recuperación en este frente, se requieren con urgencia reformas que solucionen los problemas estructurales del mercado de trabajo y promuevan la generación de empleo de calidad.

En línea con la recuperación económica, esperamos que la inflación regrese al rango objetivo del Banco de la República y se acerque nuevamente a la meta de 3,0% a finales de año.

En este contexto de presiones inflacionarias moderadas, estimamos que la tasa de intervención se mantendrá en 1,75% hasta por lo menos septiembre de 2021, estimulando ampliamente la recuperación de la actividad económica. La liquidez y el rebote en actividad permitiría que el crecimiento de la cartera de crédito del sistema financiero se acelere hasta niveles de 5,3% en términos reales hacia finales del 2021.

Como se desprende de estas cifras, nuestro escenario base es relativamente optimista, pero no lo suficiente como para que la actividad retome el año entrante el nivel prepandemia.

Por otra parte, la disminución de la aversión al riesgo desde finales de 2020, ante la expectativa de que la vacuna empiece a distribuirse en varios países antes de que termine este año, supone un escenario más favorable para los mercados financieros frente al que preveíamos hace pocos meses.

Así, esperamos una apreciación del peso colombiano superior a 4% en 2021, consistente con un tipo de cambio de 3.590 pesos por dólar en promedio para el próximo año.
En materia de cuentas externas, anticipamos un leve aumento del déficit en cuenta corriente a 3,5% del PIB, debido a la recuperación de los egresos factoriales netos.

Esta dinámica estaría limitada por el cierre del déficit comercial -esperamos una recuperación más rápida de las ventas externas que de las importaciones- y las mayores transferencias netas.

En cuanto a los mercados financieros locales anticipamos una recuperación del mercado accionario local, con base en el aumento de los flujos de inversión de extranjeros, el rebote económico y los bajos precios de buena parte de las acciones de empresas listadas.

Para el mercado de TES somos menos optimistas en la medida que la incertidumbre fiscal y la recuperación de la inflación pondrán presión en los títulos de largo plazo. En este contexto vemos oportunidades interesantes en el mercado de deuda privada.

José Ignacio López
Director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.
Julio César Romero
Economista Jefe Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes