Otros Columnistas
columnista

Por la acción colectiva territorial

Las brechas de calidad de vida en nuestras regiones son demasiado amplias y pobres las dinámicas para acortarlas. 

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
abril 24 de 2019
2019-04-24 09:20 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Las brechas de calidad de vida en nuestras regiones, en especial entre el mundo rural y el urbano, son demasiado amplias y muy pobres las dinámicas para acortarlas. Entre otras razones, porque cuando se crean oportunidades, las localidades no las aprovechan como clave de desarrollo sostenible. 

Un ejemplo son las manifestaciones del crecimiento de las localidades cercanas a las ciudades, que pierden sus identidades como consecuencia del interés de sectores pudientes para instalar sus viviendas de recreo y llevar los modelos de urbanización cerrada y de centros comerciales de la gran urbe. Los riesgos ambientales, la pérdida de la riqueza natural, cultural y patrimonial, y los problemas de servicios de todo tipo, predominan sobre el mejoramiento de las capacidades y la calidad de vida de los pobladores nativos.

Hay muchas razones sobre la debilidad para el aprovechamiento virtuoso de relaciones de vecindad territorial. Menciono tres, propias de nuestro déficit de institucionalidad. La primera, visión electoral, no política, de los mandatarios: se hace lo de ‘los años del alcalde’. La segunda, relacionada con la anterior: “en mi municipio mando yo”. Y la tercera, la modesta incidencia de la sociedad civil y con visión de largo plazo en los destinos de sus localidades.

La poca importancia que se le da a estructuración técnica e integral de los Esquemas de Ordenamiento del Territorio y a su rigurosa aplicación para potenciar las fortalezas naturales, culturales y patrimonizales y hacer frente a los efectos negativos de la actuación sin control de las fuerzas del mercado, explica, en gran parte, la primera. No hay visión del territorio a cuidar.

El no comprender –o no querer hacerlo– que los efectos positivos o negativos en general son subregionales y que exigen arreglos institucionales para enfrentarlos y potenciarlos, más allá de las fronteras municipales, explica la segunda. La poca participación ciudadana organizada y la escasez de líderes cívicos, es determinante de la tercera.

Es en este contexto de ‘encerramiento local’ en la relación de las áreas de influencia de las ciudades, donde cobran sentido las Provincias Administrativas de Planificación (PAP) como agrupaciones para planear y administrar el territorio en una escala mayor al municipio y menor al departamento. Una tesis de maestría de la Universidad Javeriana, a propósito de la evaluación de la dinámica de la primera PAP que se creó en Colombia, la de Cartama en el suroeste antioqueño, con 11 municipios, concluye: “esta figura se convierte en una solución con gran potencial para dar respuesta al problema planteado, puesto que permite a los municipios, de forma articulada, planear el desarrollo del territorio en el largo plazo, definir bajo su autonomía las vocaciones de su territorio, organizar conjuntamente la prestación de servicios públicos, la ejecución de obras de ámbito regional y la ejecución de proyectos de desarrollo integral, así como la gestión ambiental” (Luis David Elorza. Maestría en Gobierno del Territorio y Gestión Pública, 2019.

La articulación de los EOT de cada localidad en la provincia Cartama, se ha convertido en obsesión estratégica para sus dirigentes. Pero sin el compromiso efectivo y organizado de las comunidades, instituciones promotoras del desarrollo y dirigentes, una oportunidad como la de las PAP no tendrá trascendencia estratégica. Si queremos pensar en el desarrollo sostenible, es urgente que este tipo de actores también se junten subregionalmente para incidir permanentemente en el crecimiento con visión provincial. Y que impulsen vigorosamente este tipo de arreglos, más allá de los ciclos electorales.

Rafael Aubad López
Presidente Proantioquia
raubad@proantioquia.org.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado