Otros Columnistas
columnista

¿Por qué nos discriminan?

El Gobierno le asignó al Valle del Cauca para el 2021, con respecto al 2020, un porcentaje muy inferior al de Antioquia que recibió 61%.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
octubre 27 de 2020
2020-10-27 10:09 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Desde que tengo uso de razón he escuchado las quejas de los líderes de nuestra Comarca con respecto al trato inequitativo que ha recibido el Valle del Cauca por parte de muchos Gobiernos Nacionales, al comparar los recursos asignados al Departamento frente a los de otras regiones del país. Infortunadamente esa historia se repite año tras año, como lo leímos hace poco en el diario El País en donde aparecen las reclamaciones de algunos de nuestros más asiduos Congresistas sobre el aumento del 13% en los recursos adicionales que el Gobierno le asignó al Valle del Cauca para el 2021, con respecto al 2020, un porcentaje muy inferior al de Antioquia que recibió 61%.

Los anteriores guarismos no incluyen los recursos adicionales asignados a Bogotá y Medellín por los aportes de la Nación para los Sistemas Metro de esas ciudades que son de $11 billones para el de la Capital del país y $ 2,4 billones para Medellín.

No pretendo desconocer la importancia de las obras en otras regiones, pero sí me duele ver que el Estado parece tener preferencia por estas. Por, ejemplo, desde hace décadas los últimos Gobiernos nos vienen prometiendo que se va a construir la doble calzada entre Jamundí y Popayán, y la que continúa de esta última ciudad hasta la frontera con Ecuador, lo que permitiría reducir sensiblemente los costos del transporte de los productos que exportamos al único país con el cual tenemos un importante saldo favorable en nuestra balanza comercial.

La actual carretera se construyó hace más de 80 años a raíz de la guerra con Perú, para llegar hasta la frontera sur del país, pero pasando por todas las poblaciones allí existentes y no buscando el trayecto más corto y geológicamente más estable. Aunque desde 1975 se le hicieron mejoras claves, ampliándola y posteriormente asfaltándola, de todos modos resulta totalmente inadecuada para ser parte de la llamada Carretera Panamericana, pues es muy estrecha y plagada de curvas y fallas geológicas!

Si existiera una vía de doble calzada como la que está planeada desde hace varios años por el cauce de los ríos Timbío y Patía, los vehículos livianos podrían economizarse al menos dos horas en recorrer la distancia entre Popayán y Pasto y los de carga aproximadamente tres.

Otra vía de gran importancia es la Mulaló-Loboguerrero que con solo 32 kilómetros de longitud recortará en 52 kilómetros la distancia entre el sur occidente del país y Buenaventura, generando grandes ahorros para los transportadores, pero después de más de cinco años de estudios, la ANLA aún no ha otorgado la Licencia Ambiental requerida para iniciar trabajos.

Todas nuestras obras parecen demorarse eternidades, como sucedió con el Túnel de La Línea cuya construcción tardó más de 100 años desde que varias misiones extranjeras lo recomendaron como obra clave para la competitividad del país. Por eso me pregunto si lo aquí narrado no se deberá al hecho de que con excepción del connotado ingeniero manizalita Germán Cardona, quien ocupó esa cartera por corto plazo, hace más de 50 años esta región no ha tenido un Ministro de Infraestructura.

Ernesto de Lima
Presidente de la Organización De Lima

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes